Un ‘Niño’ más seco

Un ‘Niño’ más seco

Mientras que a Centroamérica y Panamá ‘El Niño’ trae un clima muy seco, al Sur lleva lluvias intensas. ‘El Niño’ de 1997-1998 fue de categoría fuerte, y el fenómeno que se vive hoy en el istmo es moderado.

Photos to Go1319869
 

RELLA ROSENSHAIN
rrosenshain@prensa.com

En esta temporada seca que comienza, el sol calienta el territorio panameño un poco más que de costumbre, gracias a un “Niño” más intenso que en años anteriores.

“El Niño”, este fenómeno climatológico global –que produce el calentamiento en las aguas del océano Pacífico tropical y, con él, una perturbación en la atmósfera– produce distintos estados de clima a los normales en el planeta, explica la meteoróloga Berta Alicia Olmedo, supervisora del grupo de Variabilidad y Cambio Climático de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A.

Panamá no saldrá librada de este evento, que este año se presenta en una categoría “moderada”, mientras que en 1997-1998 se sintió de una manera más intensa, de categoría “fuerte”, dice.

Como este fenómeno volvió a cobrar fuerza a mediados de 2009, según The National Oceanic and Atmospheric Administration, el Istmo lo recibió en plena estación lluviosa.

Ahora, mientras hay condiciones de verano, la temperatura “se verá más afectada” que durante la época lluviosa, afirma el físico Alfonso Pino Graell, director del Laboratorio de Física Atmosférica de la Universidad de Panamá.

“Tenemos temperaturas superficiales en el Océano Pacífico occidental, pasando por el central y hacia el Pacífico oriental, que es el que nos afecta directamente porque incluye todo el Golfo de Panamá”, advierte el físico. Por ello, las temperaturas están “cerca de 2 grados encima de la media histórica”, explica.

En Centroamérica y Panamá, genera un clima seco con muy poca precipitación, dice Graell, y an Suramérica lleva lluvias intensas e inundaciones.

PROVINCIAS AFECTADAS

Al entrar ya de lleno la estación seca, la sequía afectará más al Arco Seco y sus provincias de Los Santos, Herrera, Chiriquí y el litoral Pacífico, explica el físico.

En Azuero, la sequía se siente más con el “ Niño”, dice la meteoróloga Berta Olmedo, quien asegura que ahí se ha llegado a tener un déficit de lluvia que en algunos meses alcanzó hasta el 60%.

La región menos afectada es Chiriquí por sus tierras altas.

Estragos de un ‘Niño’ fuerte

El suministro de energía eléctrica y el sector agropecuario se afectarán por el calor excesivo que traerá el fenómeno de El Niño en esta estación seca.

CAOS. Debido a la sequía, se tendrá que recurrir a la importación de estos granos para proveer al país. LA PRENSA/Archivo1319550
 

RELLA ROSENSHAIN
rrosenshain@prensa.com

Las secuelas del Fenómeno de El Niño en Panamá traen una serie de condiciones que se presentan como sucesos en cadena.

Con El Niño influyendo sobre la estación seca y extendiéndola hasta el mes de abril, es muy probable que su presencia “retrase un poco la entrada de la temporada lluviosa”, lo que traerá consecuencias, advierte la meteoróloga Berta Alicia Olmedo, supervisora del grupo de Variabilidad y Cambio Climático de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A.

SEQUÍA

Al haber menos precipitación, disminuirán los reservorios de agua, es decir, que la disponibilidad de agua potable va a bajar, y eso obviamente va afectar la producción agropecuaria, comenta el físico Alfonso Pino Graell, coordinador y director del Laboratorio de Física Atmosférica de la Universidad de Panamá.

El Niño provoca pérdidas económicas sustanciales en la producción de granos básicos y otros cultivos anuales y permanentes, reflejándose mermas por la falta de intensas lluvias en los meses que se necesitan, informa la oficina de divulgación del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida).

Así, granos básicos como el arroz, frijol, maíz, sorgo, porotos, entre otros, se verán afectados negativamente porque necesitan grandes irrigaciones de agua, informan los voceros.

Por ello, tanto las familias que cultivan estos granos por subsistencia como las empresas que se dedican a esta producción se verán impactadas. “Esto da como resultado que se tenga que recurrir a la importación de estos granos para proveer al país en general”, comunica el Mida.

También, los voceros del Ministerio apuntan que el sector pecuario también sufre bajas sensitivas “debido a la falta de pastos, provocando la muerte de animales”.

Por otro lado, el impacto del fenómeno de El Niño durante esta época seca no traerá repercusiones en la Zona del Canal.

El meteorólogo e ingeniero civil Jorge A. Espinosa, gerente de la sección de Recursos Hídricos de la Autoridad del Canal de Panamá, explica que como en la temporada seca de por sí no llueve mucho, “no esperamos mayores efectos de El Niño en la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá . El Niño actual ha sido calificado como de intensidad ‘moderada’ y a la Cuenca Hidrográfica del Canal solo lo afectan los fenómenos de El Niño ‘fuertes”, explica Espinosa.

ENERGÍA

Para el físico Alfonso Pino Graell, otro problema que es grave y que también va a acentuar el problema de producción es el hecho de que los reservorios de los lagos Bayano y Fortuna –que abastecen hidroeléctricas del país– ya están cerca de pasar por niveles críticos hace mes y medio atrás.

Ahora, al acentuarse la sequía debido al Niño, “esos reservorios van a pasar por niveles verdaderamente críticos, de manera tal que las hidroeléctricas no van a poder abastecer la demanda de energía eléctrica, y tendrían que ser reemplazados por las termoeléctricas”, explica.

Por esta situación, es probable que el Gobierno tenga que establecer un programa de racionalización del consumo de la energía eléctrica, es decir, cortes de electricidad programados.

Una situación similar se vivió en 1997-1998 cuando el fenómeno del Niño afectó a Panamá.

La meteoróloga Berta Alicia Olmedo recuerda que en 1997 hubo un déficit de lluvia “muy fuerte” con la diferencia de que en 1998 las condiciones de verano que se vivieron fueron más severas porque el fenómeno se extendió y afectó el inicio de la temporada lluviosa que comenzó a finales de mayo de ese año.

En ese año hubo que hacer cortes programados de electricidad durante 10 días, como medida de razonamiento de energía, comenta Olmedo.

RECOMENDACIONES

“Este año no se espera que el evento no tenga la intensidad del evento de 1997-1998. Pero en comparación con el año pasado, sí esperamos tener una temporada seca más caliente”, menciona la meteoróloga Olmedo.

En este sentido, aconseja que la población sea muy juiciosa con el consumo de energía y que haga uso racional de esta. Se puede utilizar el aire acondicionado, por ejemplo, pero a una temperatura adecuada (cerca de los 23 grados) para así aliviar el calor. Todos deben contribuir con el ahorro energético para que el país no se vea en problemas al final de año.

About these ads

Acerca de energiapanama

Promovemos el conocimiento sobre políticas energéticas, buenas prácticas industriales y el uso responsable de nuestros recursos naturales para satisfacer las necesidades energéticas de un país en franco desarrollo, de forma sostenible.

Publicado el 2010/01/12 en ahorro energético, cuencas hidrográficas, demanda energética, electricidad, energía, noticias y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 517 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: