Archivo de la categoría: ahorro energético

AES ADOPTA MEDIDAS DE AHORRO Y GENERA CAMPAÑA NACIONAL

En consideración a la actual situación que atraviesa el país con el suministro eléctrico, AES Panamá, ha adoptado el compromiso de reducir el consumo de energía en sus instalaciones, acatando las directrices emanadas de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) y el llamado de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

AES Panamá, también está emitiendo piezas comunicacionales en diferentes medios para invitar a la ciudadanía a unirse a esta gran campaña de ahorro energético, poniendo estas piezas a disposición de las asociaciones y gremios empresariales del país para multiplicar los esfuerzos.

AES Panamá, como empresa responsable de la operación de cinco centrales hidroeléctricas y socios del Estado panameño, está cumpliendo su obligación de conservar en óptimas condiciones y funcionamiento nuestras unidades de generación, siguiendo las instrucciones que emanan del Centro Nacional de Despacho (CND), y manteniéndolas a disposición del Sistema Integrado Nacional para cuando estas sean requeridas.

TV REGLETA NEVERA MONITOR LUZ LUZ NATURAL LAPTOP COCINAR CELULAR ahorro1 ????

Mensaje de la Cámara de Comercio: Posible racionamiento de energía

Estimados miembros,

Con el objetivo de mantenerles informados, hacemos de su conocimiento que hemos recibido notificación de la posible ejecución de un plan de racionamiento de energía eléctrica en Panamá, para mitigar los efectos de las condiciones climáticas actuales que mantienen en descenso los niveles pluviales de los ríos en la provincia de Chiriquí.

De mantenerse la escasez de lluvias, se impactaría la generación de energía hidroeléctrica, que actualmente representa la mayor parte de la matriz energética local.

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá hemos promovido políticas públicas que promuevan mayores inversiones y atraigan nuevos actores al sector energético.

En los próximos días continuaremos informándoles.

Cordialmente,

José Luis Ford
Presidente

Industriales analizan tema energético

Durante la reunión de Junta Directiva celebrada este lunes 14 de enero, los directores del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) tuvieron la oportunidad de recibir información e intercambiar experiencias con el director comercial y regulatorio de AES Panamá, Ing. Jorge Azcárraga, en cuanto al mercado energético, tarifas y proyecciones.

El Ing. Azcárraga señaló que a noviembre de 2012, la capacidad instalada total (en el país) es de 2,223 MW, de los cuales 42% corresponde a las térmicas y 58% a las hidroeléctricas, ya sea de paso o embalse.

“En el año 2012, el consumo de electricidad creció 9.2% respecto al 2011;más allá del 7.7% previsto por ETESA. En cuanto a la Demanda hora pico, los tres sectores que más consumen son: comercial (41%), residencial (28%) y el Gobierno (12%)”., precisó Azcárraga.

Durante el conversatorio quedó claro que sin una Política de Estado en materia energética a largo plazo, que promueva el uso racional y eficiente de la energía, y sin las inversiones requeridas, al 2025, la capacidad instalada estará muy cerca de la demanada. De aquí al año 2015, deben entrar 815.23 MW, para evitar una crisis.

En fecha reciente, a través de un comunicado, los industriales expresaron su posición a favor de la construcción de hidroeléctricas de embalse y se enfatizó en la necesidad de disminuir la proporción de las termoeléctricas, si se quiere lograr una reducción de la tarifa y evitar así el encarecimiento de los precios al consumidor.

Venezuela restringirá uso de energía por segundo año consecutivo (en inglés)

Si Venezuela, que es un país petrolero y rico en recursos hídricos, se ve en la necesidad de programar apagones, que será de nosotros, panameñitos vida mía, si nos oponemos a la construcción de hidroeléctricas para continuar con la dependencia de recursos ajenos?

Solo tiro la pregunta al aire…

Venezuela to Restrict Electricity Use for Second Straight Year on Blackout

Venezuela, the largest oil producer in South America, will announce measures to curb electricity consumption for a second-consecutive year today, prompted by a blackout in the country’s most-populous state, Zulia, over the weekend.

Vice President Elias Jaua said that the measures will be announced tomorrow in a press conference with Electricity Minister Ali Rodriguez. A failure at the Tablazo power plant in Zulia left five western states without power on Saturday morning and authorities continued to work last night to restore service to Maracaibo, the second-largest city.

Venezuela’s power grid has been strained since a severe drought last year threatened to halt the largest hydroelectric plant, which prompted the government to halt some steel production, impose rolling blackouts and set fines for large consumers. Demand is outpacing new generation capacity, Jaua said yesterday on state television.

“We’ve been dealing with this situation for about two months, trying to avoid sudden interruptions in service, the current demand keeps climbing,” Jaua said yesterday. “We need to take extraordinary measures to regulate the demand and stabilize the grid.”

Jaua said that President Hugo Chavez, who is currently recovering from an unplanned surgery in Cuba for a pelvic abscess, has been in contact with his cabinet to design policies to resolve the electricity problem. Jaua didn’t provide details on what measures may be announced.

Nationwide Blackout

A nationwide blackout on April 7 knocked about 10,000 megawatts offline, or about 65 percent of demand, which slowed output at heavy oil upgraders in the east of the country.

An official at state-run Petroleos de Venezuela SA, who isn’t authorized to speak publicly, said that no oil operations were affected by the blackout in energy-rich Zulia state over the weekend.

Chavez installed about 1,700 megawatts of new generation capacity last year, below the government’s 5,000-megawatt target. Rodriguez said the government expects to add 2,568 megawatts to the grid this year.

Finance Minister Jorge Giordani said in April that the government invested $5.5 billion in the electricity industry last year and that another $3 billion to $4 billion will be spent this year to bolster the grid.

Chavez, who has blamed foes for sabotage against electricity installations, previous governments for failing to invest in the sector and climate change, nationalized Electricidad de Caracas in 2007, paying AES Corp., a U.S. power producer, $739.3 million for its 82 percent stake in the company.

Deepened Recession

The power shortages also deepened Venezuela’s economic recession last year as manufacturers were forced to pare output. The economy grew 4.5 percent in the first quarter after contracting 1.7 percent in 2010.

Chavez last year urged Venezuelans to take 2 minute “socialist showers,” use candles and to pare the use of air conditioners to deal with the crisis. He also worked with Cubans in an attempt to provoke rain by releasing silver iodide or carbon dioxide into cumulous clouds in a practice called cloud seeding.

The opposition says that the government has neglected the electricity sector since the nationalization. Mayor of Caracas, Antonio Ledezma, called for Electricity Minister Rodriguez to be replaced, El Universal reported.

“Who is Chavez going to blame with what’s happening with the electricity sector, the crime, high cost of life? Christopher Columbus? The blame falls on him and his government,” Ledezma said.

To contact the reporter on this story: Daniel Cancel in Caracas at dcancel@bloomberg.net.

To contact the editor responsible for this story: Dale Crofts at dcrofts@bloomberg.net

El Combate a la pobreza puede ahorrar energía (en inglés)

Comparto este interesante artículo que hallé en el sitio de National Geographic, sobre un proyecto que busca mejorar la calidad de vida en comunidades rurales en Nicaragua a través del acceso a la energía.

Proyectos como estos contribuyen a que los países puedan lograr los ocho Objetivos del Milenio, entre los cuales se encuentran el combate a la pobreza extrema y el hambre, educación universal, la erradicación de enfermedades y garantizar la sostenibilidad del ambiente.

El acceso a la energía, especialmente en áreas vulnerables, permite a su vez la implementación de tecnologías que les permitan acercarse al desarrollo a través de la educación, mejoras en servicios de salud, así como formas más económicas y eficientes de cocinar y preservar alimentos, entre otros.

Fighting Poverty Can Save Energy, Nicaragua Project Shows

Marianne Lavelle

National Geographic News

Published November 25, 2010

This story is part of a special series that explores energy issues. For more, visit The Great Energy Challenge.

In two small villages on Nicaragua’s Mosquito Coast, a project to improve electricity service had a remarkable side benefit—household energy use actually dropped nearly 30 percent. When efficient compact-fluorescent (CFL) lightbulbs were added to the mix, energy savings surpassed 40 percent.

The effort cut costs and brought longer hours of daily electricity service to the people of Orinoco and Punta Marshall, while demonstrating how improving energy access to poor people around the world can go hand-in-hand with reducing fossil fuel emissions, say the authors of a new study.

“It shows that you can meet development objectives for the poor and climate objectives for all of us at the same time,” said Daniel Kammen, chief technical specialist for renewable energy and energy efficiency at the World Bank, and co-author of an analysis published Thursday in the weekly journal Science.

The Energy Poverty Challenge

The study set out to demonstrate a method for measuring both  the climate and financial benefits of making investments that improve delivery of reliable, affordable energy for poor communities. Mobilizing such investment is crucial, with 1.5 billion people around the world living without electricity. Another 1 billion people have unreliable electricity, and nearly half the global population relies on unhealthy and polluting wood, charcoal, and dung stoves for cooking.

The United Nations said in a report (pdf) co-written with the International Energy Agency earlier this fall that its goals for fighting extreme poverty will fall short unless nations also work to bring electricity and modern, safe cooking technology to the “energy-poor” people around the world.

(Related: “The Solvable Problem of Energy Poverty”)

But short-term costs often trump potential long-term benefits when governments and institutions consider energy improvement investments. For
example, because of the low up-front capital costs and the ease of obtaining fuel supply, diesel generation is often the technology of choice in poor rural areas in the developing world. The study authors say that makers of energy policy who choose diesel don’t give sufficient consideration to the volatility of oil prices, and the resulting expensive generation costs.

(Related: “Solar Power Brings Light to Quake-Darkened Haiti”)

That was certainly the case in the villages of Orinoco and Punta Marshall near the Caribbean Sea, where 172 homes, six churches, two health
clinics, two schools, and a carpentry shop relied on a government-run diesel “microgrid.” The researchers don’t know how much the Nicaraguan government was paying for diesel, but they estimated the “marginal” cost of electricity on the system, the cost to provide each additional kilowatt-hour, based on average diesel prices at that time in Managua, was 54 cents per kilowatt-hour, more than five times the estimated cost for electricity on Nicaragua’s national grid.

Households did not have meters to measure how much power they used, but paid flat tariffs that differed house-to-house—the price reckoned by the government electric company based on assessments of how many appliances seemed to be in each home. This approach is “quite common” in the developing world, said Christian Casillas, of the Renewable and Appropriate Energy Laboratory at the University of California, Berkeley, co-author of the analysis in Science. “Rural electricity providers are often more concerned about the additional capital cost of installing meters, and are not aware of, or are indifferent to, the long-term savings that can result from consumer response to more accurate price signals, which we quantify in the study,” he said.

The energy improvements in Orinoco and Punta Marshall were made beginning in the summer of 2009, in a partnership between the Nicaraguan
government and the nonprofit group, blueEnergy. Soon after the simple installation of conventional electricity meters in the homes, at a cost the study authors estimated at about $4,350, household energy use dropped about 28 percent. The pattern that the researchers observed—the greatest savings occurred in daylight hours—suggested that residents had taken steps such as turning off lights during the day. The resulting savings of an estimated 5,625 gallons (21,291 liters) of diesel fuel annually translated to a more than $22,000 reduction in fuel costs over the course of a year (based on $1.06 per liter diesel fuel). And, the study authors calculated, carbon emissions were reduced by 57 tons, with cost savings of $386 per ton.

A second step was to distribute 330 high-efficiency compact-fluorescent (CFL) lightbulbs to the communities, with each household given the opportunity to exchange up to two of their incandescent bulbs for CFLs. Representatives of the government energy agency and blueEnergy visited
each household to explain that CFLs consume 25 percent of the electricity of incandescents while providing the same level of lighting and lasting much longer. They also explained that the bulbs need to be disposed of by returning them to the government agency, due to the small amount of mercury in each CFL.
The cost of the program, including labor, was estimated by the researchers to be about $1,030. The energy load on the system fell by 50 kilowatt-hours per day, or a 17 percent drop on top of the savings due to the meter installations. That reduced diesel fuel needs by about 2,460 gallons (9,310 liters) per year, translating to a 25-ton reduction in carbon emissions, at a cost savings of $374 per ton.

Nicaraguan energy authorities used the fuel savings to extend the hours of electricity service to the communities by two hours each day, for a total of 12 hours. And 37 percent of the households saw lower electricity bills; for the poorest households, costs did not fall with their drop in energy use because the regressive tariff structure required that the smallest consumers pay a fixed rate, the researchers noted.

Renewable Energy Opportunity

The researchers underscored the even greater potential to reduce carbon emissions in the community, now that the electricity load has been slashed. They calculated that downsizing the diesel fuel electricity generator could save a further $5,760 per year (or $147 per ton of carbon reduced). And adding renewable energy to the system would also be a net benefit: Replacing a portion of diesel fuel generation with biogas, produced locally through anaerobic digestion of animal dung and agricultural residues, could save $4,012 per year ($271 per ton of carbon reduced), and installation of a 10-kilowatt wind turbine could save about $7,767 per year ($34 per ton of carbon reduction.)

The only emissions-reducing improvement the researchers considered that would actually cost money was adding a 10-kilowatt solar photovoltaic installation to the system; the cost would be $9,501 annualized, or $322 per ton of carbon reduced. But with savings of more than $1,600 per ton possible for all of the other energy improvement measures the researchers catalogued, as well as likelihood that diesel fuel will cost more in the future, a solar system for further cutting carbon emissions could begin to look affordable to authorities managing the system.

It’s an important finding for countries such as Nicaragua, Central America’s largest nation, and and among its poorest. A 2007 World Bank report said that although Nicaragua has great potential for renewable energy at a competitive price, the majority of its electricity generation is from petroleum.

“This is really a prescription to think about energy systems holistically,” said Kammen. “It was hard to do that in the past. It does require data, which can lead you to some really important observations.”

The analytical method outlined in the paper is “very helpful for certain contexts, particularly for looking at how increasing energy efficiency can help support energy access,” says Richenda Van Leeuwen, senior director on energy and climate for the the United Nations Foundation, a nonprofit that supports the work of the UN. She said she especially sees potential for the approach to be adapted for addressing the global problem of primitive cookstoves. Inefficient wood and waste stoves, used by 3 billion people around the world, create black carbon particulate emissions, a large contributor to climate change, and have a devastating impact on health—especially for women and children.

“There is really room for more research in this area for both traditional cooking and kerosene-based lighting, which both emit smoke,” Van Leeuwen said. “You could begin to monetize the savings of fewer trips to clinics, and fewer treatments for acute pneumonia and other respiratory
illnesses that are common among people breathing in cookstove smoke day in and day out.”

Van Leeuwen said the approach is among those being weighed by the new public-private partnership, the Global Alliance for Clean Cookstoves,
launched earlier this fall by the UN Foundation in conjunction with the governments of the United States, Germany, Norway and Peru; the United Nations; global energy company Shell* and its Shell Foundation; investment bank Morgan Stanley; and the nonprofit SNV-Netherlands Development Organization.

The type of analysis that Casillas and Kammen did, called a  “marginal cost abatement curve,” has been done before to show the benefits of  energy efficiency for the developed world—with the most notable example in climate change literature a 2007 study by the consulting firm McKinsey and Company. But Kammen said his new study underscores the importance of doing a similar analysis for the world’s poor, who can spend more than 30 percent of their income on energy services. In wealthy countries, only 2 to 3 percent of Gross Domestic Product is spent on energy.
“Because energy services are often expensive,” said Kammen, “finding ways to provide them more efficiently benefits the poor more than the rich.”

(Related Map: “Four Ways To Look at Global Carbon Footprints”)

* This report is produced as part of National  Geographic’s Great Energy Challenge initiative, sponsored by Shell. National Geographic maintains autonomy over content.

Empresas reducen gasto energético

 

PROYECTO Ahorro de 193 mil balboas

Empresas reducen gasto energético

Incluye empresas industriales y comerciales.

Cindy Calderón
cindy.calderon@epasa.com

Unos B/ 193 mil es la reducción en el costo del pago de la factura eléctrica de 23 macroconsumidores panameños que forman parte de un programa de ahorro, según BUN-CA, una fundación de red de energía centroamericana.
Además de lograr un menor consumo de electricidad, el proyecto evitó que se lanzaran a la atmósfera 2,247 toneladas de dióxido de carbono y, de ese modo, contribuyó al esfuerzo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
El plan, que inició en el 2006, incluye empresas del sector industrial y comercial, así como instituciones
públicas, que han implementado medidas de eficiencia energética a través de la sustitución de equipos más eficientes y la aplicación de medidas de bajo costo para un mejor aprovechamiento de la electricidad.
BUN-CA estima, preliminarmente que al menos unos B/700 mil se han invertido, además de los costos directos en actividades de capacitación, talleres de divulgación relacionados con buenas prácticas en el manejo de la energía y renovación de equipos, entre otras acciones.
La iniciativa tiene el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial del Programa de las Naciones Unidas.

Sabías que…
Las empresas que lograron reducir su factura eléctrica forman parte del Programa de Eficiencia Energética Regional en los Sectores Industrial y Comercial, desarrollado por la Fundación BUN-CA, y han comenzado a reducir su consumo de electricidad gracias al desarrollo de acciones que plantean la ejecución de diagnósticos energéticos para un uso más eficiente de la energía.

Panameños pueden utilizar y negociar energía solar

ALTERNATIVA Ahorro aproximado de un 40% en la facturación anual

Panameños pueden utilizar y negociar energía solar

Actualmente existe un procedimiento para la interconexión de pequeños sistemas fotovoltaicos y sistemas eólicos, a las redes eléctricas de baja tensión de las empresas de distribución eléctrica.

Cindy Calderón

cindy.calderon@epasa.com

Los panameños tienen la oportunidad de lograr un ahorro energético a mediano y largo plazo, instalando paneles solares o turbinas en sus hogares o comercios.

Actualmente existe un procedimiento para la interconexión de estos pequeños sistemas, a las Redes Eléctricas de Baja Tensión de las empresas de distribución eléctrica.

Dennis Moreno, administrador de la ASEP, dijo que las facilidades del sistema permiten un aporte máximo de hasta 10 kilowatts (kW) a las redes eléctricas de baja tensión de las empresas de distribución en todo el país que serán verificadas con la instalación de un medidor que permitirá registrar la energía consumida en kWh por el cliente y la energía (kWh) que el cliente entregó a la red.

Fernando Díaz, director de electricidad de la Secretaría de Energía, explicó que existirán dos registros: uno de facturación neta del cliente, es decir, si él entregó más energía a la red de la que consume, podrá recibir créditos a su favor y podrán acumularse hasta que finalice el contrato de suministro eléctrico entre la empresa distribuidora y el cliente.

“Esta alternativa de energía residencial y comercial va en crecimiento, ya que el precio del petróleo es vulnerable y puede aumentar o disminuir afectando de igual manera el costo de la energía eléctrica”, sostuvo Díaz.

Según datos de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), los costos promedio para un sistema solar de una casa están entre los 15 mil y 70 mil dólares, o bien 9 mil a 11 mil dólares por cada KW instalado, generando un ahorro a sus propietarios de entre 26 mil y 120 mil dólares durante su vida útil.

Actualmente una familia con residencia en Costa Esmeralda, distrito de San Carlos, según la ASEP, tiene instalado un panel solar en su vivienda que sirve para satisfacer las necesidades eléctricas en su hogar, que cuenta con acondicionadores de aire, lámparas y demás electrodomésticos de uso cotidiano.

Según los especialistas, una casa promedio con un consumo de 500kW al mes necesitaría un panel de unos 40 metros cuadrados para abastecerse.

En cambio, quienes consuman menos utilizarían una menor cantidad en metro cuadrado e, igualmente, se beneficiarían con el ahorro de más del 40% de la facturación anual.

Moreno señaló que los interesados antes de hacer una inversión realicen un cuidadoso análisis económico que determine que la alternativa escogida es la mejor (solar versus sistema de la empresa distribuidora).

Ahorro energético

Ahorro energético

 En Panamá, la demanda máxima de electricidad alcanza los mil 200 megavatios por día.

 Los usuarios istmeños consumen entre un 20% a 40% más energía de la que necesitan.

ALEIDA SAMANIEGO C.

ansamaniego@prensa.com

Estamos rodeados de aparatos electrodomésticos como la lavadora, la refrigeradora y el acondicionador de aire, a los que apenas prestamos atención.

Sin embargo, todos estos aparatos eléctricos que nos hacen el diario vivir más fácil consumen energía e influyen en nuestra economía familiar.

Es por ello que la sociedad panameña necesita un cambio en el comportamiento individual, que la lleve a utilizar la energía de forma racional y eficiente.

Según Fernando Díaz, director de Electricidad de la Secretaría Nacional de Energía, la conducta responsable en el uso de la energía se puede lograr de forma sencilla a través de una serie de hábitos que no implican renunciar a la calidad de vida y que, además de suponer un importante ahorro económico, contribuyen a la conservación del medio ambiente.

Es que el ahorro de energía empieza en el hogar. ¿Sabía usted que con poco esfuerzo y una mínima inversi ón podría reducir el gasto energético en un 25% con beneficios para la Tierra y su bolsillo?

Díaz señala que el 90% de los usuarios panameños consumen 500 kilovatios hora kw/h, mientras que un 67%, menos de 200 kw/h. “En este momento, la demanda máxima de electricidad alcanza los mil 200 megavatios por día y la capacidad firme de generación ronda los mil 300 megavatios”, dice Díaz.

Estudios del mercado eléctrico, realizados por el Ministerio de Comercio e Industrias, plantean que los panameños consumen entre un 20% a 40% más energía de la que necesitan.

Edilberto Hall, director de la Unidad de Ahorro Energético de la Universidad Tecnológica de Panamá, indica que el consumo debe hacerse con responsabilidad y los panameños deben saber cómo y qué hacer de forma racional.

Para Hall, la racionalidad tiene que ver con la energía que debemos usar.

Si todos tuvieran el consumo de los ciudadanos de EU se requerirían cinco planetas Tierra para soportar ese consumo.

Se prevé que para el 2030 la demanda de energía mundial aumentará un 60%.

Consumo responsable

 Para ahorrar energía eléctrica, es básico que conozcamos nuestras necesidades y así poder adquirir los electrodomésticos que más se adecúen a estas.

ALEIDA SAMANIEGO C.

ansamaniego@prensa.com

Hoy día, enseguida que presionamos un botón obtenemos la electricidad necesaria para hacer una serie de actividades, que jamás lograríamos por nuestros propios medios. Pero, ¿qué podemos hacer para ahorrar energía?

Es importante conocer cómo funcionan los equipos que utilizamos y la cantidad de energía que consumen, para así sacarles el máximo aprovechamiento al mismo tiempo que reducimos nuestra factura.

Empecemos con las bombillas incandescentes de 60 kilovatios (kw). Tienen una vida útil de mil horas; además, solo tienen un rendimiento del 5%, ya que casi toda la energía la desprenden en forma de calor. Si las comparamos con las bombillas eficientes o conocidas como “bombillas ecológicas”, estas tienen una vida útil de 12 mil horas y pueden hacer ahorrar al consumidor.

Un bombillo de 60 kw encendido durante dos horas diarias consume 120 vatios/hora por día, multiplicado por 30 días consume 3.6 kw/h al mes. Lo que representa 0.79 centavos al mes. Mientras que un bombillo fluorescente 9kw consume 0.5 kw /h, lo que viene siendo 12 centavos al mes.

De acuerdo con el director de Electricidad de la Secretaría Nacional de Energía Fernando Díaz, se puede ahorrar energía de forma sencilla, cambiando los hábitos como apagar todos los aparatos electrónicos y no dejarlos en la posición de standby. “Hay estudios que indican que esta simple acción equivale al ahorro de apagar 300 bombillas de 60 vatios durante una hora”.

Cambiando esas pequeñas costumbres, no solo ahorramos en el bolsillo, sino que también colaboramos con el medio ambiente y contaminamos menos.

Una gran parte del consumo doméstico de energía procede del uso de los electrodomésticos; pero, sobre todo, del acondicionador de aire, enfatiza Díaz.

Desde la Secretaría Nacional de Energía se quiere transmitir a todos los ciudadanos la necesidad de comprar electrodomésticos de clase A, porque aunque la inversión inicial no se vea rentable, a la larga supera tanto el ahorro económico como el energético.

Al comprar un aparato doméstico nuevo, además de comparar precios, hay que tener en cuenta su capacidad y consumo de energía. Es básico observar la etiqueta de eficiencia energética.

Para el director de la Unidad de Ahorro de la Universidad Tecnológica de Panamá, Edilberto Hall, el consumo debe ser de calidad y eficaz, ya que se puede tener el equipo más eficiente, pero si no se hace el uso adecuado se queda gastando más.

MEDIDAS DE AHORRO

El especialista en ahorro energético recomienda a las personas evitar el uso de lámparas de muchas bombillas, como los candelabros; utilizar lámparas fluorescentes donde sea posible, sobre todo en zonas en las que se enciende la luz más de una hora cada vez que entra; además, usar iluminación de trabajo, como la de sobremesa, en vez de iluminar toda la habitación.

También sustituir los tubos fluorescentes antiguos (40 w y 20 w) por otros más modernos y de menor potencia (36 w y 18 w), explica Hall.

Otras claves para ahorrar es el sustituir las lámparas ineficientes por eficientes, puesto que da como resultado un ahorro de energía de 60% a 75% y, además, producen igual o mayor iluminación.

Hall indica que entre los beneficios de las lámparas fluorescentes compactas contra las lámparas incandescentes están: duran hasta 10 veces más, aportan mayor iluminación, consumen una tercera parte de energía y aportan menos calor.

Aunque el precio de estas lámparas es más elevado, a la larga resultan más económicas cuando va a pagar la cuenta de electricidad.

Si usted se pregunta: ¿por qué se queman con frecuencia estas lámparas? Es porque ellas están acondicionadas para estar más de un hora encendidas y no en el proceso “de enciende y apaga”, dice Hall.

En cuanto a los acondicionadores de aire, Díaz y Hall coinciden en que se deben comparar las clasificaciones de eficiencia y costos de funcionamiento, fijar la temperatura del acondicionador de aire entre los 24ºC y los 27ºC, así como cerrar las ventanas y puertas del área.

SE REDUCE CO2

Según el inventor e ingeniero panameño Antonio Clément, el ahorrar energía es el camino más eficaz para reducir las emisiones contaminantes de CO2 (dióxido de carbono) a la atmósfera y, por tanto, detener el calentamiento global del planeta y el cambio climático.

Por cada kilovatio/hora de electricidad que se ahorra, se reduce la emisión de un kilogramo de CO2 en la central térmica, donde se quema carbón o petróleo para producir esa electricidad, señala Clément.

En Panamá, el sector que más contribuye al calentamiento global es el uso de la tierra; seguido por el sector energético, que representa el 38% de las emisiones totales del país, según el inventario de gases de invernadero de la Autoridad Nacional del Ambiente.

Prevén ahorro de 6 millones de dólares en electricidad

ENERGÍA Fenómeno de El Niño amenaza

Prevén ahorro de 6 millones de dólares en electricidad

La época de sequía se encuentra cerca y el Gobierno propone a industriales, usuarios de la Zona Libre y al sector construcción a que utilicen sus propias plantas de generación en las horas picos.

Cindy Calderón
cindy.calderon@epasa.com

Aunque todavía no se han puesto en marcha todos los planes previstos para lograr el ahorro energético y tampoco se descartan cortes programados, la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) estima que el ahorro programado para los próximos meses representará unos 6 millones 791 mil 36 dólares.

Este ahorro se divide en un millón 6 mil 560 dólares en la facturación de energía eléctrica, un millón 539 mil 954 dólares en hidrocarburos en el sector público y 4 millones 244 mil 432 en el sector privado.

“Se espera aplicar las alternativas programadas, principalmente para los meses críticos de marzo y abril, debido a que no se conoce con exactitud cuándo termina el ciclo que trae el fenómeno de El Niño”, dijo Luis Chamorro, vocero de la ASEP.

Los cálculos presentados por la Secretaría de Energía son de una reducción de energía de 6.5 Gigawatts por mes y una reducción de 65 Megawatts (MW) de potencia en las horas pico.

Propuestas. Para lograr este ahorro el Gobierno estudia diferentes alternativas de acción, entre las que se destaca la cogeneración, que consiste en que las industrias, usuarios de la Zona Libre de Colón y la construcción utilicen sus propias plantas de generación en las horas picos.

Juan Francisco Kiener, presidente del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), dijo que el Gobierno les presentó un plan de ahorro energético que señalaba una compensación al SIP por separarse de la red eléctrica y así conservar el agua de la represa.

Sin embargo, esa alternativa aún no ha sido aprobada, ya que se encuentra en estudio, sostuvo Kiener.

Herbert Sedelmeier, director nacional de Atención al Usuario de la ASEP, manifestó la necesidad de un ahorro significativo en todos los sectores, incluyendo a la población en general, ya que de no hacerlo se podrían producir apagones no programados.

Ahorro. En tanto, el ahorro energético realizado por las instituciones del Estado en los tres últimos meses del 2009 ascendió a un millón 432 mil 722 dólares, según la Secretaría de Energía de Panamá.

Los ahorros más significativos se realizaron en la Secretaría de Energía, en el Instituto Panameño de Deportes y en la Autoridad de los Servicios Públicos con 43.3%, 32.3% y 26.2%, respectivamente.

Mientras, el Ministerio de Economía y Finanzas obtuvo un incremento en su factura eléctrica del 2,7% y el Hospital del Niño de un 44.61%.

Generación y consumo. De acuerdo con datos de la Contraloría General de la República, la generación de energía hidráulica disminuyó 3.3%, mientras la generación de las plantas térmicas aumentó 29.1% de enero a diciembre del 2009, en comparación con igual periodo de 2008.

Mientras, el consumo de energía eléctrica creció a nivel nacional 7.7%, destacándose los clientes residenciales en 13.5%.

Por su parte, los clientes comerciales crecieron 4.7%, los del Gobierno 5.2% y los industriales 1.6%.

Bayano y Fortuna podrían presentar niveles críticos

AGUA Entidades del sector analizan la situación y reiteran llamado a la ciudadanía para ahorrar energía

Bayano y Fortuna podrían presentar niveles críticos

Las autoridades esperan que las plantas termoelétricas superen los problemas técnicos que enfrentan y entren en operaciones para dotar al sistema de cerca de 250 MW que se ha dejado de generar.

Eduardo Martínez
eduardo.martinez@epasa.com

Durante casi la mitad de este año, los aportes de agua a los lagos de Bayano y Fortuna estarán por debajo del promedio histórico.

El secretario de Energía, Juan Urriola, dijo enbRadio Panamá que estamosbante “un panorama de cuidado”.

Las gráficas de la Gerencia de Hidrometeorología de la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) registran un Promedio Histórico Acumulado de 165 metros cúbicos por segundo para el embalse de la Bayano; mientras que para Fortuna es de 28 metros cúbicos por segundo.

Aunque el fenómeno de El Niño podría afectar, Urriola sostiene que si el plantel térmico entra en operaciones, se podrían recuperar cerca de 250 MW que se han dejado de generar por los daños de las máquinas.

Recordó que el Estado ha recurrido a la contratación de un plantel térmico capaz de generar 100 MW, debido a que un importante número de planteles térmicos que operan en Panamá confronta problemas.

Afirmó que la situación fue analizada ayer por todos los organismos gubernamentales que tienen responsabilidad con el aspecto energético.

Anunció que hoy se iniciará una campaña de ahorro con la incorporación de la empresa privada, como las petroleras, y también como parte de las medidas de ahorro se varió el horario de entrada de los funcionarios para evitar los tranques mañaneros.

Aclaró que, por el momento, no se tiene contemplado recurrir a los “racionamientos”; sin embargo, consideró necesario tomar conciencia de la situación, porque en Panamá no recibimos los mensajes adecuadamenteŽ.

Agregó que, junto a sectores educativos, industriales y empresariales, se promueve la implementación permamente y sostenida del programa denominado “Uso racional y eficiente de energía”.

A corto plazo, Panamá no tiene establecido que entre en operación una planta de generación.

En tanto, la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) ha hecho llamado de advertencia a 120 propietarios de comercios que no estaban cumpliendo con la orden de apagar los letreros luminosos, lo que forma parte de las políticas de ahorro energético.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 505 seguidores