Archivo de la categoría: desarrollo de proyectos

La industria y la energía eléctrica en Panamá

Existe una preocupación en la industria panameña, pero no es una preocupación originada por el tamaño del mercado interno o la competencia a la producción.

La preocupación gira en torno a las alternativas que tenemos los industriales para mostrarnos competitivos debido a los altos costos de la energía eléctrica.

Es incongruente que un país como Panamá que está mirando alto en los temas de desarrollo y competitividad global, quede empantanado en una discusión primaria relacionada con el origen de la energía eléctrica que utilizamos para mover la industria e impulsar la economía en general.

Panamá carece de una estrategia de energía a largo plazo y lo podemos afirmar de manera muy sencilla; en el al año 2008, la Cámara de Comercio de Madrid publicó un estudio que concluía lo siguiente: Panamá atraviesa en estos momentos por una crisis energética. El consumo energético se ha ido incrementando a la par del crecimiento económico del país. Las perspectivas son que este consumo eléctrico siga incrementándose, como demuestran los recientes máximos históricos de consumo que se han registrado
en los últimos meses. Esto sucede mientras el parque de generación hídrica de embalse no aumenta y la térmica tiene cierto grado de obsolescencia aunado a sus altos costos de generación, haciendo peligrar el suministro de energía durante los meses de sequía.

La observación de la Cámara de Comercio de Madrid era muy atinada entonces y casi cinco años después la situación no ha variado mucho.
Si bien es cierto que desde el 2008 se crea la Secretaría Nacional de Energía y el 12 de Octubre del 2012 se promulgó la ley 69, que establece los lineamientos generales de la Política Nacional para el Uso Racional y Eficiente de la Energía (UREE) en el territorio nacional, no vemos interés de los actores en promover eficientemente el fin de la dependencia de generación térmica. Hoy día seguimos otorgando concesiones hidroeléctricas solo de pasada y no de embalse. Si queremos independencia total de la generación térmica debemos promover la creación de embalses hidroeléctricos, lo que nos permitirá tener agua en época de sequía a un costo competitivo y lo más importante librarnos de los vaivenes del precio del petróleo.

Las instituciones que velan por el suministro de energía están allí y las leyes también, pero no vemos la voluntad de cambio y lo podemos demostrar al acceder a: www.energia.gob.pa, que es el sitio web de la Secretaría Nacional de Energía, con su misión que dice: “conducir la política energética del país, dentro del marco constitucional vigente, para garantizar el suministro competitivo, suficiente, de alta calidad, económicamente viable y ambientalmente sustentable de los recursos energÈticos que requiere el desarrollo”. Ahora ingrese en la pestaña donde dice logros y vea los resultados de 5 años de gestión.
Se sorprenderá de encontrar sólo eventos, reuniones, foros y seminarios. En otras palabras no hay logros que mostrar, ni tampoco estadísticas que demuestren cómo esta Secretaría está garantizando un suministro competitivo y de alta calidad para todos los panameños.

En el 2008, cuando la Cámara de Comercio de Madrid hizo el estudio que citamos y cuando se creó la SecretarÌa de EnergÌa, consumÌamos 103 millones de bunker C en el paÌs, hoy consumimos 110 millones, siendo el bunker C el principal combustible de las generadoras térmicas. Podemos decir que mÀs allÀ de las leyes que han creado las instituciones que velan por la energÌa en PanamÀ, el efecto es imperceptible para la industria e incluso para el panameÐo comÙn.
Hemos otorgado concesiones hidroelÈctricas de pasada, estamos promoviendo foros y reuniones para tratar el tema, sin embargo, no estamos avanzando como paÌs y cada dÌa el futuro se presenta mÀs complicado para la industria y la NaciÒn, que ve como todos estamos perdiendo competitividad por el alto costo de la energÌa elÈctrica. SegÙn un anÀlisis de la Autoridad de los Servicios PÙblicos (ASEP), en el aÐo 2010, la generaciÒn de energÌa elÈctrica instalada en PanamÀ era de 49% hÌdrica y 51% tÈrmica. Sin embargo para 2012, la capacidad hÌdrica aumentÒ en cinco puntos porcentuales, o sea 56%. Esto significa 44% para la tÈrmica, la cual es mÀs cara hoy que en el 2010, en mÀs de un 36%, segÙn informaciÒn de la ASEP.

Vamos muy lentos en la estructuraciÒn de una polÌtica energÈtica eficiente y coherente sobre todo para los industriales, quienes generamos empleos y fabricamos por el amor de lo “Hecho en PanamÀ”. Hoy los industriales nos consideramos en el medio de la actual situaciÒn energÈtica, agobiados por el alto precio de la energÌa y sin alternativas de un plan de Gobierno que nos permita generar mÀs riqueza para PanamÀ.

Columna de OpiniÒn del Sindicato de Industriales de Panamá.

Presidente Martinelli visita Central Hidroeléctrica Changuinola I en Bocas del Toro

-PANAMÁ ASEGURA SU FUTURO ENERGÉTICO-

Presidente Martinelli visita Central Hidroeléctrica Changuinola I en Bocas del Toro

CHANGUINOLA, 9 DE JULIO 2012. Con más de $620 millones de inversión y con una capacidad instalada de 223 megavatios que le han permitido ofrecer los precios más competitivos del mercado, AES Panamá inauguró en Bocas del Toro la Central Hidroeléctrica Changuinola I, el proyecto de generación eléctrica más importante de los últimos 30 años en el país.

El acto contó con la presencia del Presidente de la República Ricardo Martinelli, el embajador de Estados Unidos en Panamá Jonathan Farrar, el vicepresidente ejecutivo de AES Corporation, Andrew Vesey y el vicepresidente para Centroamérica y El Caribe de AES y Presidente de AES Panamá, Marco De la Rosa.

“AES Corporation refirma su confianza en el futuro de Panamá y el compromiso de continuar acompañando el desarrollo del país al proveer soluciones energéticas seguras, confiables y sostenibles que hoy contribuyen a mejorar la vida de los ciudadanos panameños”, indicó Andrew Vesey, el vicepresidente ejecutivo de AES Corporation.

Esta central tiene una potencia instalada de 223 megavatios y generará aproximadamente 1,046 GWh (gigavatios hora) al año.  La construcción de este complejo impulsó desarrollo sin precedentes en la provincia de Bocas del Toro, que incluyó la inversión de más de $60 millones de dólares destinados a reasentamientos, infraestructuras comunitarias y conservación ambiental, generando más de 2,500 empleos indirectos, impactando positivamente en todos los aspectos de la economía local.

Con esta nueva Central, AES Panamá consolida su visión como un aliado del desarrollo nacional, al aumentar las fuentes de generación de energía limpia con la que cuenta nuestro país hoy, e incrementado su capacidad instalada de 242 MW en 1999 a 705 MW en 2012. Como actor fundamental del mercado eléctrico nacional, AES ha contribuido desde 1999 con el pago de más de $429 millones en dividendos e impuestos, y su generación de energía limpia ha contribuido con ahorros de $400 millones anuales aproximadamente en compra de combustibles a todos los panameños.

“El aporte más significativo de AES Panamá a lo largo del tiempo ha sido mantener más del 90% de su capacidad firme comprometida en contratos de largo plazo a los precios más competitivos de producción de electricidad en el mercado nacional’, sostuvo De la Rosa durante el acto inaugural.  El Presidente de AES Panamá añadió que ‘a mediano plazo, para abastecer la demanda del país, se necesita mantener el ritmo de inversión en nuevas fuentes de energía y para esto es primordial consolidar la estabilidad regulatoria del mercado eléctrico’

“Esta central energética es producto de una visión de Estado planificada hace ya más de 30 años y hoy es una realidad gracias al trabajo mancomunado del Estado y la empresa privada”, dijo el Excelentísimo Señor Ricardo Martinelli, Presidente de la República. “Instancias como la Cancillería y los ministerios de Salud, Educación y Obras Públicas fueron instrumentales para que una obra de este calibre pudiese ser realizada dentro del marco del respeto por los derechos de las poblaciones originarias del río Changuinola, y generar ejes de desarrollo a través de alianzas, resultando en beneficios tangibles en educación, salubridad e infraestructura comunitaria, al servicio de estas comunidades, convirtiendo a Changuinola I en un modelo de gestión para futuros proyectos de gran escala.”

AES Panamá presenta cifras de generación en Foro Eléctrico

-Energía 100% renovable-

AES Panamá presenta cifras de generación en Foro Eléctrico

  • Más de mil millones invertidos en Panamá
  • AES genera ahorros al país de hasta $400 millones en la compra de combustible

Panamá, 8 de Febrero de 2012.- Con más de mil millones de inversión que le permiten ofrecer los precios más competitivos para la generación de energía a las empresas distribuidoras, AES Panamá, representada por su presidente, el ingeniero Marco De la Rosa, participó en el Foro Eléctrico que organiza anualmente el semanario Capital Financiero.

La Generación de Energía Competitiva fue el eje medular de la conferencia dictada por el Ing. De la Rosa, donde expuso además, cómo la empresa se ha convertido en un socio del desarrollo nacional durante 13 años, con la repotenciación de sus plantas, la construcción de dos nuevas centrales hidroeléctricas, contribuyendo con el Estado panameño al pagar $429 millones en dividendos e impuestos desde 1999 y brindando ahorros aproximados de $400 millones anuales en compra de combustibles.

‘Al mantener el 90% de su capacidad firme comprometida en contratos de largo plazo, AES Panamá es el generador eléctrico que ofrece los precios más competitivos para la producción de electricidad en el mercado nacional’, fue el mensaje central que expuso De la Rosa durante el citado foro.

El Ing. De la Rosa también reportó que el modelo de competitividad que desarrolla la empresa se hace de manera responsable e inclusiva al generar beneficios económicos para el desarrollo de áreas apartadas donde se realizan sus operaciones por medio del fomento del empleo, la educación y la construcción de infraestructuras comunitarias.

El Ing. De la Rosa también reportó que el modelo de competitividad que desarrolla la empresa se hace de manera responsable e inclusiva al generar impactos económicos para el desarrollo de regiones apartadas donde se desarrollan sus operaciones por medio del fomento del empleo y la construcción de infraestructuras comunitarias y recalcó que la energía renovable que genera AES evita la emisión anual de  1.7 millones toneladas de CO2 equivalentes a la atmósfera.

 “El acceso a la energía es un factor de crecimiento que contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos y que por ende representa uno de los prerrequisitos esenciales para conseguir los ocho objetivos del milenio”, añadió De la Rosa.  “Changuinola I, que inició operaciones en 2011, permite que Panamá obtenga un suministro de energía adicional de 223 Megavatios, que se traduce en una baja en los precios del mercado y permite al país afrontar sus necesidades de energía para los próximos años con más energía, asequible y renovable”.

Marco de la Rosa indicó que el dinamismo que muestra hoy el sector eléctrico panameño refleja la confianza que han tenido los inversionistas en el mercado y su funcionamiento y exhorta a las autoridades a mantener un clima propicio continuar las inversiones para abastecer la demanda de energía que tiene un crecimiento anual de 6%.

Hoy día, las plantas de AES Panamá brindan anualmente alrededor del 35% de la electricidad que necesita el país para su desarrollo, y a lo largo de estos 13 años de operaciones en Panamá la empresa ha mantenido una política de inversión a fin de incrementar la capacidad de sus plantas y brindar mayor capacidad de energía renovable al país, convirtiéndose hoy en día en el principal inversionista del sector eléctrico de Panamá y en un actor fundamental para el Sistema Interconectado Nacional.

 

Sobre AES Panamá

AES opera 5 centrales hidroeléctricas. Bayano en la provincia de Panamá, La Estrella, Los Valles y Estí en la provincia Chiriquí y la Central Hidroeléctrica Changuinola I en Bocas del Toro. A través de la generación de energía hidroeléctrica 100% limpia y renovable, AES opera certificada bajo estrictas normas internacionales (ISO 14000 y OHSAS 18001).  La construcción de Changuinola I se inició en octubre de 2007 y entró en operaciones durante el segundo semestre de 2011, con una potencia instalada de 223 megavatios y generará aproximadamente 1,046 Gw/h (giga vatios hora) al año, siendo el proyecto energético más importante que ha visto Panamá en los últimos 30 años. Esta generación evitará el uso de 1.5 millones de barriles de combustible fósil y la emisión de 600,000 toneladas de Co2 a la atmósfera cada año. La construcción de este complejo generó una inversión sin precedentes en la provincia de Bocas del Toro, generando más de 2,500 empleos indirectos e impactando positivamente en todos los aspectos de la economía local.

Arde Troya

Compartimos la columna publicada por el periodista Hitler Cigarruista, editor del semanario Capital Financiero, en su espacio “Arde Troya”.

Martinelli… un año después

Publicado el 6 February 2012 por   ·   Sin Comentarios

En esta misma columna me he manifestado contra de la la minería  a cielo abierto porque implica la erradicación de la cobertura boscosa de grandes extensiones de terreno para lavar la tierra y extraer los minerales metálicos o nó metalicos que esta contiene. Y es que, a mi juicio, por más planes de mitigación que desarrollen las empresas que se dedican a esta actividad, la realidad es que cada vez que el hombre interviene en la naturales esta nos lo cobra con creses.

Se trata de una convicción personal que en su momento me ha llevado a respaldar moralmente la lucha del pueblo Nögbe Buglé contra esta industria y su exigencia de que se establezca una norma legal que prohíba su desarrollo en las comarcas indígenas.

Pero lo que no puedo apoyar es la intención de los compañeros indígenas de lograr que también se prohíba el desarrollo de proyectos hidroeléctricos en sus tierras ancestrales y en el resto del país.

Creo que esta exigencia es inaceptable porque un país como Panamá, que está en pleno crecimiento económico no puede renunciar a utilizar un recurso renovable como sus fuentes hídricas para generar la energía que necesita para seguir desarrollándose.

Estoy seguro que los compañeros indígenas, que son gente culta y educada pueden comprender que renunciar a la generación hídrica significa que el país tendrá que recurrir a la energía térmica y que esto no sólo se traduce en mayor contaminación ambiental, sino también en un mayor costo de la energía para los consumidores.

Admito que sí necesitamos una norma que garantice que el desarrollo de nuevas hidroeléctricas no dejará a los indígenas y campesinos sin el agua que necesitan para vivir y producir los alimentos que requiere la población panameña, y que una vez entren estas plantas en funcionamiento, eso se traduzca en una disminución del costo de la energía eléctrica para los consumidores.

Siempre he creído que cada uno de los seres humanos debemos hacer lo que está a nuestro alcance para conservar la naturaleza y dejarle a nuestros hijos un mundo más sano que el que recibimos de nuestros padres, pero también considero que nada en este mundo puede estar por encima del hombre y la satisfacción de sus necesidades, lo que significa que hay que armonizar ambos objetivos y esto es lo que nuestros grupos indígenas deben comprender, ya que no se puede hacer que aquí arda Troya para sostener posturas  ambientalistas radicades que luego tendremos que pagar todos.

Termina construcción de Changuinola I

ENERGIA. Proyecto comenzaría operaciones a finales de mes.

 

Termina construcción de Changuinola I

Luz Ettrick (luz.ettrick@epasa.com)
PANAMA AMERICA
El proyecto hidroeléctrico Changuinola I, ubicado en la provincia de Bocas del Toro, el cual aportará 223 megavatios al plantel energético nacional, se encuentra en la fase de prueba, por lo que se prevé entre a operar a finales de este mes, informó Juan Urriola, secretario Nacional de Energía.La obra desarrollada por la empresa AES Changuinola desde 2005 requirió una inversión aproximada de 600 millones de dólares para la construcción de las instalaciones.

Hace unos meses, AES informó que los embalses de este proyecto estaban llenos y que la magnitud de esta obra equivale al 15% del consumo nacional de electricidad actual.

En otras palabras, la puesta en marcha de la hidroeléctrica Changuinola I, contribuirá a ensanchar la delgada línea que existe entre la oferta y demanda energética del país.

Unos 1442 megavatios se contemplan como la capacidad instalada del parque energético nacional, mientras que la demanda más alta reflejada el 3 de mayo fue de 1286 megavatios.

La diferencia (156 megavatios) es el margen de reserva en el sistema, según estadísticas de la Secretaría Nacional de Energía.

Consciente de esta problemática, Urriola, destacó que una vez que Changuinola I inicie operaciones, al igual que los proyectos de generación eléctrica renovables, se ampliará la oferta en el mercado panameño, un factor vital para la edificación de los megaproyectos pautados para los próximos años.

Adicional a este proyecto, AES tiene en su agenda la construcción de la hidroeléctrica Changuinola II, la que tendrá una capacidad de 214 megavatios y tiene previsto iniciar operaciones en el 2017.

 

Hidroelectricidad, ¡Sí!

ENERGIA

Hidroelectricidad, ¡Sí!

Cristóbal Silva
INGENIERO
Hace unos días nos enteramos de la propuesta de los grupos indígenas y otros, presentada al Presidente de la Asamblea en torno a la preparación de una nueva Ley de Minería. Entre los puntos que nos llamó la atención, tanto por ser un tema no incluido anteriormente en los reclamos presentados por estos grupos como por ser una propuesta absurda, la que se refiere a la cancelación de las concesiones hidroeléctricas vigentes, algunas ya en construcción, y a la prohibición para autorizar nuevos desarrollos de este tipo, no solamente dentro de las comarcas indígenas, sino en las áreas anexas o donde existan comunidades Gnäbe o Buglé. Esta propuesta es escalofriante para aquellos que conocemos el sector energético nacional, que hemos trabajado en la planificación de su expansión y que sabemos que la hidroelectricidad es una alternativa muy atractiva y viable en la mayoría de los países latinoamericanos. Si revisamos los planes de expansión de estos países, todos incluyen desarrollos hidroeléctricos.En los últimos años, Panamá ha mantenido una tasa de crecimiento económico que se ubica entre los primeros lugares de la región. El PIB crece entre 3.0 y 4.8% anual. Estos crecimientos van acompañados por incrementos en los requerimientos de energía eléctrica a tasas también importantes. En 2007 la demanda creció en un 8%; en 2009 en un 5.35%, y ahora esperamos un 4.15%. En el año 2000 se tenía una demanda nacional de 777 Mw. Para este año, bajo un escenario moderado, se espera que alcance los 1215 Mw, 438 Mw más (equivalente a dos Changuinolas). A este ritmo, para el 2014 necesitaríamos cerca de 135 Mw adicionales, llegando a una demanda de 1350 Mw.

La energía eléctrica adicional, la podemos obtener de diversas fuentes: con petróleo, con carbón, con el viento, con agua y hasta nuclear (países grandes). Como apoyo tenemos las interconexiones. No obstante, un análisis de la problemática, promueve la elaboración de una estrategia y un plan para la promoción y el efectivo desarrollo de centrales hidroeléctricas, como la opción más amistosa al medio-ambiente, la que ayuda a reducir nuestra dependencia del petróleo y permite lograr de forma efectiva el apoyo energético que requiere el desarrollo nacional. Para los que podemos aportar algún pensamiento positivo en cuanto a conjurar los peligros de caer un déficit energético, lo que detendría el anhelado crecimiento económico del país, solamente podemos concluir que para evitar un desastre de esta magnitud tenemos que echar manos a nuestros recursos hidroeléctricos, por suerte abundantes, y consignar como lema que “Hidroelectricidad, ¡Sí!

Publicado en el Panamá América el 21 de marzo de 2011

Inversión pública demanda energía

Inversión pública demanda energía

Wilfredo Jordán S.
 

 
 
Notas relacionadas:

La construcción de nuevos proyectos de infraestructura pública en el país generará un aumento importante en la demanda energética.

La primera línea del Metro de Panamá, que se construye actualmente y que debe entrar en operación en 2014, requerirá de 12 megavatios de energía, casi la mitad de la electricidad que demanda la provincia de Los Santos.

“Si el próximo gobierno decide construir la segunda línea, que va desde San Miguelito hasta el centro comercial La Doña, en 24 de Diciembre, será necesaria otra cantidad similar de energía para su operación”, explicó Roberto Roy, secretario ejecutivo del Metro.

Aunque los 12 megavatios que necesitará el Metro puede parecer poco frente a la demanda máxima del país, que es de mil 286 megavatios, el hecho de que un solo proyecto precise la mitad de la energía de una provincia en la que habitan 90 mil personas, refleja cómo el sistema energético está bajo presión, ante el crecimiento en infraestructuras públicas y privadas en el país.

La planta de tratamiento de aguas servidas del proyecto de saneamiento de la bahía de Panamá solo podrá autogenerar el 18% de la energía que necesita. Además, el próximo año deben empezar a inaugurarse las 6 mil nuevas habitaciones de los proyectos hoteleros en la ciudad de Panamá.

Por el momento hay inversiones eléctricas a largo plazo por mil millones de dólares, aunque no son proyectos en firme.

Proyectos requieren más energía

DESARROLLO. Nuevos hoteles, proyectos inmobiliarios así como la máquina de construcción del Gobierno necesitarían energía.

 

Proyectos requieren más energía

 

Grace Kelly Chi
 

 

PADIGITAL

En provincias como Chiriquí, los ambientalistas y productores ven con recelo el uso que hacen del agua las hidroeléctricas.

En los próximos años el crecimiento de sectores como la hotelería, comercio, la logística y el transporte, entre otros, requerirán del desarrollo de los diversos proyectos de energía que hoy se están planificando en el país.

A esta conclusión llegó el economista, Ricardo González, quien estudió la oferta y la demanda de energía requerida hasta el 2014, año en que se proyecta se invertirían 45 mil millones de dólares, entre los sectores público y privado.

“Es innegable que se va a necesitar más energía para proyectos a los que el país está apuntando”, destacó González, explicando que la oferta de luz aumentaría un 15% y la demanda en relación un 10%, por lo que no deben darse contratiempos de abastecimiento.

Datos de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) informan que este año la demanda promedio es de 1,256.6 megavatios (MW), entre tanto, al 2014 serían 1,494 MW.

Ante este aumento, entre el 2010 y el 2014 está programada la entrada de 732 MW de las hidroeléctricas, 150 MW de fuentes eólicas al 2013 y unos 2 a 5 MW a través de paneles solares.

Dvid Pereira, ingeniero de la Dirección de Electricidad y Agua Potable de la ASEP, también coincidió con González en que todos los proyectos de desarrollo de energía que están en construcción deben completarse para poder abastecer la demanda que se generará en los próximos. años.

“Tenemos cubierto hasta el 2017, de ahí para los próximos años estamos estudiando más proyectos para anexar”, amplió Pereira.

Por su parte, la Secretaría Nacional de Energía insta a la población al ahorro.

Changuinola I culmina embalse

Changuinola I culmina embalse

Concluyó la etapa del llenado del embalse lo que permitirá avanzar hacia el inicio de operaciones y sumar 223 megavatios de energía renovable al país

Descarga de la represa Changuinola I

El embalse del río Changuinola ha alcanzado el nivel 165 metros sobre el nivel del mar; el nivel esperado para anunciar que la hidroeléctrica Changuinola I culminó el llenado del embalse y avanza hacia la fase de llenado del túnel; para posteriormente entrar en pruebas. Una vez culminadas estas, comenzará la operación comercial para aportar 223 megavatios más de energía limpia al país.

Tal como se comunicó a las poblaciones vecinas sobre de las actividades que se están realizando, AES Changuinola informó hoy que al alcanzar el nivel 165 msnm se observará en el sitio de presa un flujo natural de agua sobre el vertedero de la represa. Con este flujo, el cual se incrementará lenta y progresivamente, el río Changuinola recuperará su caudal y comportamiento de siempre.

“Este es un proceso natural necesario, en el cual se han tomado todas las medidas de seguridad, ya que las comunidades vecinas observarán con el paso de los días cómo el río Changuinola mantiene su cauce normal”, indicó Jorge Azcarraga, gerente general de AES Changuinola.

El flujo de agua natural de agua sobre la represa, que en esta ocasión durará cerca de dos meses, cambiará una vez inicien las operaciones la nueva central hidroeléctrica Changuinola I. Esta fase es una oportunidad propicia para mostrar cómo funciona la hidroeléctrica Changuinola I, ya que estos flujos naturales ocurrirán dependiendo de la intensidad de las lluvias en la cuenca del río Changuinola. La represa de la central Changuinola I, no tiene sistema de compuertas, pues está diseñada y construida como una presa de vertido natural; lo que permite que el agua fluya de manera natural rebasando la represa; similar a otras presas del país.

Hace un mes se inició el proceso de llenado del embalse, para lo que se implementaron medidas ambientales y sociales, en las cuales las comunidades del área participaron activamente tanto en el rescate y reubicación de fauna acuática, así como en la recuperación del material vegetativo flotante para garantizar la navegabilidad dentro del embalse. Las comunidades que residían en las áreas del reservorio, están reasentadas en comunidades construidas por AES Changuinola para este fin, a pocos metros de sus antiguas residencias y en común acuerdo con los moradores del área.

En el aspecto social se desarrollaron varias actividades entre ellas la construcción y el mejoramiento de acueductos rurales para 14 comunidades aguas abajo de la represa.

Repaso y futuro del tema energético en Panamá

PLANIFICACIÓN UN TAREA POR HACER

Repaso y futuro del tema energético en Panamá

WOLFGRAM GONZÁLEZ
 
Desde el cierre de la refinería, Panamá se convirtió en un país integramente dependiente, que necesita comprar el combustible. Esta desventaja es apreciable en los precios de venta al consumidor
 
PANAMÁ.Pareciera natural, en la gran mayoría de los casos, ignorar que donde estamos situados es precisamente producto de proyectos culminados y que nos sitúan aquí.

La situación de cada uno donde sea que se encuentre hoy es precisamente producto del pasado.

Afortunadamente el futuro también puede ser moldeado con lo que se lleve a cabo hoy.

CON BUENA VISIÓN

Esto es crucial en el tema de energético. Fue en la década de los setenta donde se inician y ejecutan importantes proyectos para suplir de energía hidroeléctrica a la República de Panamá.

Obras como Fortuna, Bayano, Estrella y los Valles fueron construidas durante ese período.

Aún hoy la generación eléctrica producida por agua representa más de la mitad de la demanda de Panamá.

Me causa mucha curiosidad como durante un régimen como el que se tuvo durante esa época se tuviese esa visión para la gestión en este rubro.

Sin esos proyectos Panamá viviese racionamiento de electricidad hoy.

NO HAY PLANIFICACIÓN

Tal como escribí anteriormente no existe una planificación en el sector de energía, infraestructura ni ningún tipo de desarrollo comercial ni de vivienda.

Se aprueban y construyen proyectos sin saber como les llegará el agua ni cómo afecta la balanza energética del país.

El problema luego de finalizado cada uno de dichos proyectos será del gobierno y también de la ciudadanía que luego sufra la escasez de energía eléctrica y de agua potable.

Panamá debe definir qué quiere ser. No podemos ser de todo. No podemos ser centro bancario y centro de compras y luego no tener agua ni electricidad.

La minería, el turismo y el comercio son proyectos con vectores en orientaciones diferentes.

Decidamos que es lo que mayor beneficio trae al país.

En el tema de combustibles líquidos no hay preocupación de abastecimiento, pues afortunadamente Panamá hereda más tanques de los que necesita producto de las instalaciones de uso militar que existían en el Istmo.

Además que el Canal de Panamá, por su propia naturaleza atrajo a petroleras que requerían de espacio y se construyeron a ambos lados del canal depósitos que aún hoy exceden lo que se necesita.

Muestra de esto, es que incluso con el mayor tráfico que generará la ampliación del canal no hay alarma entre los suplidores en cuanto a su capacidad de almacenamiento.

El aeropuerto internacional de Tocumen también considera mayor capacidad de almacenamiento siendo que crece su actividad.

LA REFINERÍA

En la década de los sesenta se logra un acuerdo con Texaco y se construye la refinería de Bahía Las Minas.

La capacidad de refinación en ese momento era cerca de treinta mil barriles por día. Y hoy día el consumo nacional es de cerca de cincuenta y cinco mil barriles por día.

Ese punto de refinación pudo haber sido remodelado y así se garantizaba combustibles para el país, se procesaba el crudo aquí y se producía gasolina, diésel y bunker C, entre otros.

Desafortunadamente, durante la administración de la señora Mireya Moscoso, deciden cerrarla y así llegamos a convertirnos hoy en importadores totales de derivados del petróleo.

Durante la administración del presidente Martín Torrijos se promueve a Panamá como un ‘hub energético’. Se concretan proyectos como la reversión del oleoducto en Petroterminal.

El diseño inicial era bombear producto desde el océano Pacífico al Atlántico.

Pero el diseño también contempló en su inicio la posibilidad de en algún momento utilizarlo, obvio haciendo las inversiones adecuadas, para transportar crudo desde el Atlántico al Pacífico.

Igualmente se amplían las capacidades de almacenamiento en las zonas libres de petróleo y se logra el establecer competid ores importantes a nivel mundial en nuestro país.

Todos en el mercado marino y atraídos por el proyecto de ampliación del canal.

Este proyecto que también fue aprobado durante la pasada administración, hoy repercute en beneficios directos al país; generación de empleo y transferencia de tecnología.

VISIÓN Y EJECUCIÓN

Panamá crece y se reorganiza.

Nuevos e importantes proyectos de infraestructura se vislumbran en el horizonte.

Pero todo esto requiere de una visión y ejecución precisa y ordenada.

La iniciativa del METRO será uno de los grandes proyectos del actual gobierno. Como panameño felicito a los que hoy día tomaron esa decisión de ejecutarlo.

El transporte masivo en una ciudad que crece desde sus inicios con dos límites; a un lado el mar y al otro la zona del canal ha hecho de su crecimiento algo irregular.

La calidad de vida del ciudadano común y corriente se verá afectada de manera positiva al tener un sistema de transporte decente y esperemos que igualmente eficiente.

Afectaría positivamente a los que conducen, facilitaría el traslado de un punto a otro al desaparecer el número de buses en esas vías.

Esto se debe traducir en menor tiempo en el auto y también en menor consumo de combustible.

En el tema energético, la queja mas común es el precio del combustible.

Es probado que es un tema fuera del control de cualquier país no tenga reservas de crudo.

Hoy en día se han tomado medidas paliativas para mitigar el alza. Pero sobre esto no tenemos control y seguirá así.

La solución es buscar alternativas reales e incentivos para que se reduzca el consumo.

A medida que se aumente en consumo por países en ascenso hacia la modernización y mejoren la calidad de vida en China, India y otros de Asia, la demanda aumentará y el precio si duda se elevará.

Esto hará mas costoso el nivel de vida de todos los que dependen del petróleo.

En artículos anteriores he reiterado mi creencia, la cual reafirmo que no existe un substituto aún para los grandes consumidores.

Entre ellos, el transporte y la industria.

Pero en estos momentos, con el miedo producto del desastre a la planta nuclear de Fukushima en Japón, las cosas tienen a moverse de una forma distinta, incluso, más cautelosa.

Los vehículos eléctricos son una pequeña parte del total e igual necesitan recargas.

El factor determinante y que mayor crecimiento tiene en Panamá, dado los edificios, centros comerciales y proyectos residenciales que se desarrollan es el del suministro de energía eléctrica.

Desde mi punto de vista, es esto el talón de Aquiles y debe enfocarse todo el esfuerzo en cubrir la creciente demanda; ya sea por energía hidráulica o alternativas.

Espero que la nueva calificación obtenida por Panamá no se vea afectada posteriormente por falta de atención a la seguridad energética.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 506 seguidores