Archivo del sitio

SIP organiza Simposio Internacional sobre Energía

Por espacio de dos días, del 10 al 11 de octubre, Panamá será sede del 5to. Simposio Internacional sobre Energía, evento organizado por el Sindicato de Industriales de Panamá conjuntamente con la Secretaría Nacional de Energía.

Lal iniciativa se desarrollará bajo el lema “La Industria frente al Aumento de los Precios de la Energía”.

El 5to Simposio Internacional sobre Energía se desarrollará en el Hotel El Panamá, con más de 20 conferencistas nacionales y extranjeros y se espera la asistencia de unos 300 tomadores de desiciones, gerentes operacionales de la industria, académicos, estudiantes y ambientalistas en este evento consideraco como el más representativo del sector energético para la industria en Panamá.

Aunado a los ciclos de conferencias, habrá un área de exhibiciones donde estará presente la Autoridad de Servicios Públicos, la Oficina de Electrificación Rural y otros 29 patrocinadores. Este año se suman por primera vez Unión Eólica Panameña, EGESA, Evar Investment Group y Contec.

Este evento cuenta con el apoyo de ANAM y SumaRSE.

 

 

La ANAM registra bajo uso de recursos hidrícos

INFORME SOBRE EL AGUA

La ANAM registra bajo uso de recursos hidrícos

En los últimos años, la tendencia a utilizar recursos de energía renovable ha disminuido notablemente, hecho que descuida a su vez al medio ambiente. En Panamá, la energía hidroeléctrica podría ser una gran alternativa para reducir la dependencia del petróleo.

CARLOS CAMARENA
periodistas@laestrella.com.pa

PANAMÁ. Si bien en Panamá existe una marcada dependencia por el uso de los recursos energéticos no renovables, se trata de algo insostenible a largo plazo, puesto que aunque se descubran nuevas reservas de combustibles fósiles, su utilización puede no ser aconsejable por motivos económicos y ambientales.

Así lo plantea el informe Iniciativa Latinoamericana y Caribeña para el Desarrollo Sostenible: Indicadores de Seguimiento, elaborado por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), el Instituto de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El documento plantea la importancia de que Panamá mantenga la tendencia decreciente de la intensidad energética y que se modifiquen los hábitos de consumo energéticos, a pesar de que la tendencia sea hacia la disminución.

Destaca que en el marco de los esfuerzos mundiales para la transición energética de los combustibles fósiles hacia los de bajo contenido de carbono, ‘es esencial emprender iniciativas de producción energética con combustibles limpios y de bajo impacto ambiental, como los biogestores, la energía eólica, solar y algunas formas de energía hidráulica y la producción de biodiesel’.

No obstante, durante las décadas de los años 80 y 90, la proporción de los recursos renovables en la oferta total de energía no registró cambios significativos, y su participación fue entre el 41.6% y el 42.8%.

ENERGÍA DESAPROVECHADA

Ante el crecimiento económico que registró el país en los últimos años, el suministro total de energía se ha incrementado, pero la proporción de los recursos energéticos renovables como la leña y productos de caña, en la oferta total de energía ha mantenido una tendencia bajista, con una leve recuperación en 2008.

Lo cierto es que entre 2000 y 2008 el uso de la energía renovable pasó de 37.4 por ciento a 26.9 por ciento, lo cual revela una dependencia cada vez mayor de los recursos energéticos no renovable para continuar con el desarrollo social y económico del país.

EL PODER DEL AGUA

En Panamá, las hidroeléctricas se perfilan como la principal alternativa energética para reducir la dependencia del petróleo, pero quienes impulsan estos proyectos enfrentan el reto de proteger el medio ambiente, sin dejar de lado el impacto que ocasionan en las comunidades donde se construirán las represas.

Para el director ejecutivo de AES para Centroamérica y República Dominicana, el venezolano Jaime Tupper, ‘no se debe evitar la instalación de plantas hidroeléctricas, porque al final se trata de energía con la cual Panamá cuenta y que es el mecanismo a través el cual el país se va a seguir desarrollándose, sin afectar el medio ambiente’, añadió.

Tupper consideró que la generación hidroeléctrica es buena, porque es sostenible a largo plazo, viable y amigable ambientalmente.

El informe de la ANAM y PNUMA revela que en el 2008 del total de agua utilizada el 73.6 por ciento se destinó a la producción de energía eléctrica, el 19.9 por ciento a la navegación interoceánica, el 4.0 por ciento a la agricultura, y el 2.5 por ciento para el consumo humano.

SE DEBE USAR MÁS

Según la disponibilidad de agua, la producción de energía utilizó el 4.7 por ciento, la navegación por esclusaje, el 1.27 por ciento, la agricultura 0.26 por ciento y el consumo humano el 0.16 por ciento.

‘El porcentaje de agua utilizada está por debajo del 10, lo que es un indicativo de que no hay una sobreexplotación de los recursos hídricos, encaminándose a la sostenibilidad; sin embargo, es fundamental consolidar el cambio de cultura ambiental de toda la sociedad panameña como un compromiso ineludible para conservar dichos recurso’, plantea el documento.

24 proyectos listados para emitir bonos de carbono

REDUCCIÓN DE GASES CONTAMINANTES

24 proyectos listados para emitir bonos de carbono

 En Latinoamérica, Brasil y Chile han logrado avances importantes en la reducción de gases contaminantes. Panamá, apenas empieza.

ALEX E. HERNÁNDEZ

aehernandez@prensa.com

Panamá ha inscrito cerca de 24 proyectos energéticos con capacidad de vender bonos de carbono en la Comisión de Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cynthia Deville, analista de la Unidad de Cambio Climático de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) señaló que de los 24 proyectos listados en la ONU, al menos seis están cerca de lograr la aprobación para vender bonos de carbono.

Cinco de estos proyectos son hidroeléctricos, que se construyen en la provincia de Chiriquí, y uno eólico en la comunidad de Santa Fe en la provincia de Veraguas.

Combinados tendrían la capacidad de generar 111 megavatios, que se traducirían en 294 mil toneladas de gases contaminantes que no fueron liberados a la atmósfera.

Deville señala que este proceso de verificación en la ONU puede tomar entre cuatro y cinco año y requiere una inversión superior a los 30 mil dólares.

Los proyectos aprobados para vender bonos de carbono, al no utilizar combustibles fósiles, reducen las emisiones de gases contaminantes en su proceso para generar energía.

Esta reducción se traduce en bonos de carbono que son comprados por los países industrializados que tienen el compromiso con el Protocolo de Kioto de contribuir con inversiones en proyectos limpios.

Además de estos proyectos, en la Anam hay otras 120 propuestas que están en etapa de evaluación para determinar si tienen el potencial de emitir bonos, con lo que se comprobaría que pueden reducir gases de efecto invernadero.

Entre estos proyectos destaca la ampliación del Canal de Panamá, que tendría el potencial de ahorrar 30 millones de toneladas de Co2 al año, al recortar el tiempo de tránsito de los buques, que se traduciría en un menor consumo de combustible.

También está la hidroeléctrica que construye la compañía AES en Bocas del Toro.

Recientemente la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza recomendó al Gobierno incluir el proyecto del Metro y Metrobus dentro del esquema de bonos de carbono para recuperar parte de la inversión.

Actualmente la tonelada de Co2 tiene un precio de entre 15 y 20 dólares en los mercados internacionales de Chicago y Europa.

Hidroeléctrica podrá manejar mil 198 hectáreas protegidas

Hidroeléctrica podrá manejar mil 198 hectáreas protegidas

BOCAS DEL TORO. El Consejo de Gabinete autorizó a la Autoridad Nacional del Ambiente a suscribir un contrato por $8.5 millones con la empresa Hidroecológica del Teribe S.A. Según el contrato, esta empresa, que es titular de la concesión del proyecto Hidroeléctrico Bonyic, podrá administrar por un período de 20 años prorrogables mil 198 hectáreas ubicadas dentro del Bosque Protector Palo Seco, en Bocas del Toro, un área protegida por ley. Comunidades indígenas de Chiriquí y Bocas del Toro han pedido un alto a estas concesiones.

La Prensa, 14 de marzo de 2010.

Hidroeléctricas en la mira de ANAM

HAY 15 NUEVAS CONCESIONES A PUNTO DE SER OTORGADAS

Hidroeléctricas en la mira de ANAM

En cada proyecto se quedan con el 90% del río. Director de la autoridad del ambiente lo considera injusto

RAÚL LÓPEZ
periodistas@laestrella.com.pa

CHIRIQUÍ. Las concesiones otorgadas a proyectos hidroeléctricos en Chiriquí van en aumento. Cada día son más las empresas que logran alcanzar el visto bueno de las autoridades para empezar a ejecutarse.

Actualmente se construyen doce nuevas hidroeléctricas en esta provincia, y 15 ya tienen un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado, lo que otorga luz verde para empezar nuevas construcciones.

El aumento en las concesiones preocupa a los ambientalistas, quienes auguran un panorama dramático. Según ellos el caudal de importantes cuencas en la región ha empezado a disminuir considerablemente.

Edilio Bonilla, de la Asociación Ambientalista de Chiriquí considera que más que una amenaza es un atentado contra las futuras generaciones. Al mismo tiempo vislumbra un futuro poco promisorio en materia ambiental para la provincia.

El ambientalista comenta que le inquieta que las normas ambientales establezcan que las hidroeléctricas dejen un caudal ecológico del 10% para los demás usos. A su juicio esta normativa va a afectar a corto plazo otras actividades como la ganadería, la agricultura y el turismo.

“Lo único que nos quedaba eran los ríos y ahora resulta han sido vendidos o entregados”. Y es que una concesión de 50 años prorrogables, equivale a un permiso permanente”, indica Bonilla. En los afluentes nos encontramos con letreros que ditcen “No pasen o no entren”, agregó.

Para él las cuencas más afectadas con las concesiones hidroeléctricas son el río Chico, y el Chiriquí, donde asegura que se pretende desarrollar cerca de 12 proyectos.

El ambientalista también critica la poca proyección social de las empresas que construyen estas hidroeléctricas en las comunidades cercanas. Cataloga las mismas como cortinas de humo y migajas.

Sostiene además que han descubierto algunas irregularidades, como el hecho que un mismo EIA, sea utilizado para varios proyectos.

David Samudio, de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de Ecosistemas de Panamá (Fundicep), señaló que su oposición a los proyectos hidroeléctricos radica en que ya que no existe ningún estudio de las cuencas que están siendo impactadas.

Los grupos ambientales de esta provincia están solicitando al gobierno una moratoria para las concesiones hidroeléctricas hasta tanto no se haga un estudio integral de cada cuenca para determinar la capacidad de uso y no seccionado como se viene haciendo dijo Samudio.

Raisa Banfield, directora ejecutiva del Centro de Incidencia Ambiental de Panamá (CIAM) dice que en materia de hidroeléctricas el panorama no pinta muy bien, particularmente en la provincia de Chiriquí, donde está el mayor caudal hídrico del país. La directora de CIAM señaló que entre los proyectos aprobados y en construcción, en esta región se estarían generando mil 82 Megawatts.

HABLA ANAM

Javier Arias, administrador general de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) dijo a La Estrella que en el tema de las concesiones hidroeléctricas le preocupa el uso del caudal ecológico. Él considera que otorgar la concesión del 90% de los ríos es perjudicial.

El jefe de ANAM aseguró que esto se hizo de manera arbitraria, al mismo tiempo que lo catalogó como muy alto. “Quiero encontrar un mecanismo que tal vez sea más guiado a encontrar un porcentaje específico para una cuenca”, señaló Arias.

A diferencia de lo que señalan los ambientalistas, Arias dice que el gobierno le está haciendo frente al problema energético existente. “Nos toca a nosotros bajar el consumo eléctrico y ser más ahorrativo”, mencionó.

Arias señaló que es momento de promover otro tipo de energía como la solar y eólica como alternativa para evitar el usar los recursos hidrológicos para generar energía.

Harmodio Cerrud, administrador regional de la ANAM, indicó que en la mayoría de los casos se les está dando seguimiento a proyectos que habían iniciado en la administración anterior. Reconoce la preocupación de muchos grupos ambientalistas y resaltó que ya se ha contratado una consultoría para determinar el balance hídrico del río Chiriquí.

Cerrud afirmó que la entidad será enérgica en hacer que las empresas que construyen las hidroeléctricas cumplan con las medidas de mitigación que están plasmadas en los EIA.

Hidroeléctricas, antes y después

Hidroeléctricas, antes y después

Laura Pedreschi Janson
opinion@prensa.com

Entre la herencia que recibió el gobierno del Presidente Martinelli están las hidroeléctricas, y sus actores son el Gobierno que da en concesión recursos de la Nación, dándole seguimiento; las empresas que licitan esos recursos e invierten su dinero lucrando de esos recursos, y los panameños que desconocemos los compromisos de los dos primeros por falta de interés y de información.
Los panameños desconocemos del tema, porque las concesiones se dieron de una manera calculada y sin la apremiante comunicación. Con leyes muy débiles, donde estudios de impacto ambiental de “Categoría III” sólo requerían hacer un foro y aun si nadie asistía al foro, el proyecto se daba como aceptado por la comunidad local.
Se aceptaba aún si esa consulta ciudadana fuera anunciada únicamente por medio y apareciera una sola vez.
Lo inteligente es ser lo suficientemente honestos y humildes para resolver los problemas que estamos, ahora, confrontando.
Para eso, los tres actores tienen que poner de su parte. Y, por encima de todas las cosas (¡principalmente el dinero!) la intención debe ser la de conducirse correctamente: sin improvisaciones ni atropellos, ni recortando esquinas, sino con planificación, supervisión, eficiencia, el más alto sentido de responsabilidad y con “transparencia”.
Expreso públicamente mi profundo agradecimiento y respeto al señor Presidente y al secretario de Energía, a la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep) y a la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), por atender personalmente inquietudes planteadas recientemente en Volcán.
Es inadmisible que yo haya recibido por parte de un representante de una de las hidroeléctricas locales, la amenaza de “ser demandada personalmente y sin contemplaciones”, porque hice preguntas y observaciones sobre la instalación de postes de alta tensión que pretenden atravesar por medio del pueblo. Táctica que es popular de esas empresas.
El Gobierno debe custodiar nuestros recursos y velar por los intereses de la mayoría de los panameños sin descuidar las condiciones de los pueblos afectados directamente.
El dinero inicial devengado por las licitaciones se recibe una vez y de ese dinero los pueblos no ven ganancia alguna, sólo problemas y maltratados.
No tengo nada en contra de los inversionistas, pero está de moda el extraer recursos naturales, con la gran excusa válida de proveer energía para nuestro país.
Lo malo es que trabajan a sabiendas de que no contamos con la cantidad de personal ni las leyes apropiadas para garantizar que se respete nuestra “soberanía energética”. No sabemos cuánta de esa energía utilizará Panamá y por cuánto tiempo, y cuánta de esa energía producida se exportará.
Dejarle todo el problema al Gobierno no sólo no resolverá los problemas sino que traerá más problemas y una relación disfuncional entre los gobernados y el Gobierno.
La responsabilidad también recae en nosotros los ciudadanos: eduquémonos y participemos.
Somos socios mayoritarios en esta empresa: El Medioambiente y la Sociedad de Panamá, S.A .
Confiamos en que este gobierno cuidará nuestros recursos sin gastárselo todo y que sabrá defendernos. Propongo hacer una campaña denominada: “La zapatilla verde, ahora le toca al medioambiente”.

LA AUTORA es corredora de bienes raíces

Promueven proyectos de energías

Promueven proyectos de energías

Panamá será sede del XV foro regional de energía renovable de Centroamérica

MARGGIE TREJOS CORTÉS
mtrejos@elsiglo.com
Un análisis de la contribución de las energías renovables en Centroamérica a la mitigación del cambio climático se realizará en Panamá en el marco del XV Foro Regional Alianza de Energía y Ambiente con Centroamérica (AEA), que se llevará a cabo en esta capital del 16 al 19 de marzo del próximo año.
Así lo confirmó Markku Nurmi, viceministro de Ambiente de Finlandia, quien resaltó que en el foro se analizarán los resultados de la cumbre sobre cambio climático que se celebrará en Copenhague a partir del 7 de diciembre, en lo que respecta a eficiencia energética, energías renovables y las emisiones de gases de efecto invernadero.
A la vez, dijo que los proyectos que lleva a cabo la EAE en Panamá son principalmente de biomasa y energías solares, los cuales han dado resultados positivos y se han replicado en varios países de Indonesia, en Sudáfrica y en la región andina.
Javier Arias, administrador general de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), señaló que este foro servirá para motivar la cooperación internacional sobre todo de la tecnología finlandesa y europea que promueven proyectos de energías renovables en Panamá.
“Ya hemos firmado 30 proyectos renovables con la EAE por un monto de 1.6 millones de dólares, de paneles solares y bombas de agua que benefician a comunidades en la Comarca Ngöbe Buglé, Kuna Yala y Darién”, agregó.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 518 seguidores