Archivo del sitio

ENSA: Hechos de importancia

ENSA, empresa de distribución eléctrica para el sector noreste de Panamá, anuncia a la Superintendencia de Valores de Panamá los siguientes cambios organizacionales:

Gabriel Jaime Bethancourt Mesa renuncia al cargo de Presidente de la Junta Directiva. Se mantiene como Director.

Néstor Encinales renuncia al cargo de Director.

Ramiro Valencia Cossio es nombrado Director y Presidente de la Junta Directiva. Se designa también como miembro y presidente del Comité de Auditoría.

Claudia Jiménez es designada como parte del Comité de Auditoría en reemplazo de Gabriel Jaime Bethancourt Mesa.

Mariel Jované, designada como Tesorera en la Junta Directiva. Reemplaza a Virgilio Sosa, quien se mantiene como director.

 

Enlace a la nota enviada a la Superintendencia de Valores http://www.supervalores.gob.pa/attachments/article/4775/ENSA_Correccion_comunicado_03052013.pdf

 

Renacionalización de distribuidoras ¿Opción viable?

AméricaEconomía destaca entre sus notas de este 31 de diciembre el decreto del presidente boliviano Evo Morales de nacionalizar dos empresas de distribución eléctrica, operadas por Iberdrola, empresa de capital español.

http://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/gobierno-de-bolivia-nacionaliza-empresas-electricas-de-la-espanola-iberdrola

Según se entiende, en el caso de Bolivia, la distribución eléctrica ha sido un negocio históricamente operado por la empresa privada y, si bien las autoridades bolivianas han  expresado su interés de compensar justamente a Iberdrola, nace la pregunta: ¿Y si esto ocurriera enPanamá?

Se supone que este año expiran las consesiones de distribución a gas, las cuales desde 1999 mantienen ENSA (Empresas Públicas de Medellín) y EDEMET-EDECHI (Gas Natural Fenosa), ambas objetivo de quejas de los consumidores por deficiencias en el servicio e interrupciones en el fluido eléctrico.

Entre ambas empresas reportan unos 700,000 usuarios finales, un poco más de un cuarto de los que tenía Iberdrola en Bolivia.

Según datos de la ASEP, entre 1999 y 2011 se han invertido más de $3,000 millones, de los cuales $604 millones, es decir un 19% fue aportado por el sector distribución.

Ya hemos comprobado que la inversión que Panamá requiere para desarrollar su sector eléctrico proviene de la empresa privada.

Hidros ofertan energía para el segundo semestre

mercado eléctrico

Hidros ofertan energía para el segundo semestre

El precio más bajo lo ofertó Enel Fortuna a 10 centésimos el kilovatio hora y el más alto Bahía Las Minas, a 45 centésimos el kilovatio.

 
Circuito. El 90% de los usuarios de todo el país consume menos de 500 kilovatios al mes y recibe subsidio del Estado. LA PRENSA/Archivo1562112
 

Wilfredo Jordán S.
wjordan@prensa.com

Veinticuatro empresas generadoras, de las cuales quince son hidroeléctricas, ofertaron ayer la energía excedente no contratada para suplir el 20% que las distribuidoras eléctricas no tienen pactada para el segundo semestre.

El acto publico lo realizó la estatal Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. para que las empresas distribuidoras Ensa, Edemet y Edechi contraten el 100% de la energía que requieren para los clientes.

Como parte de la política energética que implementó la actual administración, es obligatorio que las empresas de generación oferten el excedente de la energía no contratada en las licitaciones que convoque Etesa.

El precio más bajo lo ofreció Enel Fortuna a 10 centésimos el kilovatio hora, mientras que el más caro lo ofertó la térmica Bahía Las Minas que funciona con diésel liviano a 45 centésimos el kilovatio hora.

En promedio, las hidroeléctricas pusieron a disposición la venta del kilovatio entre 10 centésimos y 30 centésimos, mientras que las térmicas que utilizan bunker ofrecieron entre 22 centésimos y 30 centésimos el kilovatio hora. El precio promedio de las térmicas varió entre 27 centésimos y 45 centésimos el kilovatio hora.

“Entre las propuestas recibidas hubo precios razonables”, destacó la subgerente de Etesa, Marianela Herrera. El principal efecto de mantener contratada a un precio fijo el 100% de la energía que requieren los clientes se reflejará en la tarifa final de los clientes.

Si las distribuidoras no tienen contratada toda la energía que requieren se ven obligadas a comprar la cantidad que les hace falta en el mercado ocasional, donde los precios varían dependiendo de la época.

Por ejemplo, en estos momentos cuando los embalses de Fortuna y Bayano están a un bajo nivel el megavatio se comercializa a más de 300 dólares. Por el contrario, cuando los embalses están a su máximo nivel, la energía en el mercado ocasional se vende a un promedio de 110 dólares el megavatio.

Aunque estos precios no son determinantes para la nueva tarifa que se debe anunciar antes del 1 de julio, sí tendrán un efecto, según los analistas del mercado.

Las empresa distribuidoras -Ensa, Edemet y Edechi- presentaron las propuestas de ajuste para el próximo semestre y que en promedio son de un 15% de aumento.

Sin embargo, el propio presidente de la República, Ricardo Martinelli, ha dicho que “hará todo lo posible” para que no haya un incremento en la tarifa de energía, principalmente para los que consumen más de 500 kilovatios al mes, entre los cuales están las empresas e industrias y que no reciben subsidio del Estado.

Oferta de generadoras podría mitigar precio de la energía

LICITACION. No quieren depender del “mercado spot”.

 

Oferta de generadoras podría mitigar precio de la energía

 

Mabel Cruz Rodríguez

 

PADIGITAL

Las generadoras realizaron ayer sus ofertas en el acto de presentación de propuestas para la compra de energía no contratada. Los precios ofrecidos, según las autoridades, podrían redundar en beneficio de los consumidores finales.

Las empresas, 24 en total, ofrecieron precios fijos que van desde los 8 centésimos hasta los 24 centésimos el Kilovatio / hora (KW/h).

De acuerdo con la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (Etesa), el objetivo de este proceso es hacer contratos para evitar las compras en el “mercado spot”, eslabón de la cadena que, según los expertos, es donde se incrementa el costo final de la energía.

Mariaelena Herrera, sub gerente de Etesa, señaló que existen muchas probabilidades de que esto redunde en una mitigación en los altos costos de la energía para este segundo semestre.

Al ser consultada sobre los precios ofertados, Herrera manifestó que durante el acto se presentaron ofertas interesantes y otras altas, comparadas con el primer semestre del año.

“Se espera que el impacto de esto que se está haciendo ahora, se vea en el segundo semestre”, indicó.

Adelantó que ahora viene el proceso de evaluación en el contexto de lo que es la realidad del mercado.

Para la próxima semana se podría definir cuál se alzará con la licitación de la energía no contratada.

Este acto se da porque actualmente existe, al menos, un 15% de energía que no estaba contratada para el segundo semestre de este año y que equivale a 900 Gigavatios /hora (GWh).

Esta energía será contratada por las distribuidoras, en este caso ENSA y Edemet Edechi, para el 1 de julio al 31 de diciembre del 2011.

Entre las generadoras participantes en el acto de propuestas se encuentran: Autoridad del Canal de Panamá (ACP), AES Panamá S.A., Bahía Las Minas Corp. y Enel Fortuna S.A..

Del total de participantes, unas 10 ofertaron energía térmica y 14 energía hidráulica.

Las estadísticas muestran que el año pasado un 47% de la energía fue aportada por las generadoras hidroeléctricas y el resto, 52%, por las compañías térmicas.

La compra de la energía no contratada podría estar entre el 20% y 25%, porcentaje que según ha explicado la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) es necesario para planificar las tarifas eléctricas para este segundo semestre.

Gena provoca cortocircuito en el mercado

Gena provoca cortocircuito en el mercado

Publicado el 30 May 2011 por Capital 

Ricardo Gonzalez J.

Capital

La crisis por la que atraviesa la Generadora del Atlántico (Gena), intervenida recientemente por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep), amenaza con crear un verdadero corto circuito en el mercado eléctrico del país.

La empresa tiene deudas por $20 millones con varias generadoras que no puede pagar, no está en capacidad de producir electricidad ni cumplir con sus contratos de suministro, lo que amenaza con empujar al alza las tarifas eléctricas.

Mientras esto sucede, los principales involucrados en esta problemática prefirieron guardar silencio y no respondieron a los cuestionamientos realizados por Capital.

Luego de ordenar su intervención por problemas financieros, la semana pasada la Asep instruyó al Centro Nacional de Despacho (CND) para que dejará de asignar energía en el mercado ocasional a Gena, que era donde esta empresa compraba la energía para cubrir sus contratos con las compañías de distribución, los cuales ascienden a unos 75 megawatts (30 con Ensa y 45 con Edemet).

Con esta decisión, la Asep y el CND buscan proteger al mercado de generación, debido a que Gena le adeuda unos $20 millones a diversos generadores, en su mayoría térmicas, por concepto de energía que había comprado en marzo, abril y mayo en el mercado ocasional.

La situación de Gena tiene al mercado de generación al borde de una crisis, ya que luego de la decisión de la Asep de sacarla del mercado ocasional, la empresa no está en capacidad de cumplir sus contratos con las distribuidoras.

Como si fuera poco, la compañía solo tiene combustible suficiente para generar por siete horas continuas y hasta el momento el interventor no ha podido comprar más carburante.

Esto crea una situación delicada que podría disparar los precios del mercado ocasional. Sin embargo, el CND ha encontrado, por el momento, una alternativa ingeniosa para evitar que esto suceda.

Expertos en el sector que pidieron la reserva de sus nombres le explicaron a Capital que si cierran Gena solo queda disponible la planta de 20 megawatts que está en Condado del Rey y unas turbinas viejas de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP),  cuyo funcionamiento es muy costoso.

El uso de estas máquinas provocaria un aumento significativo en el mercado ocasional.
Para evitar esto, el CND  ha declarado que una de las plantas de Gena de 50 megawatts está disponible, aunque en la práctica solo tienen combustible para siete horas de generación continua.

Si no se hace este ejercicio, el precio en el mercado ocasional podría dispararse de $300 a $500 el megawatt hora, originando un posible aumento en las tarifas.

Sobre la falta de combustible de Gena, la Asep señaló que es claro que las empresas térmicas no pueden generar sin carburante y, por ende, este es un tema muy importante por resolver.

Las funciones del interventor, conforme los objetivos de la Asep, abarcan todos los aspectos comerciales, financieros y operativos, por lo cual el interventor debe realizar las gestiones con las compañías suministradoras de combustible para que Gena renueve su inventario a corto plazo.

La entidad enfatizó que conforme al análisis realizado por el CND, bajo el supuesto que la capacidad de generación de Gena quede permanentemente indisponible producto de que la generadora sale del mercado, las consecuencias que podrían esperarse serían la pérdida de confiabilidad, aumento del riesgo de racionamiento e impacto en los costos de generación, sobre todo en los periodos de baja hidrología, que es cuando las térmicas son llamadas a abastecer en mayor medida la demanda nacional.

Esta situación, entre otras consideraciones, constituyó el fundamento para que la Asep tomara la decisión de ordenar la intervención de esta empresa y evitar mayores perjuicios.

Capital le envió un correo a Gena para conocer su capacidad para hacerle frente a sus deudas y contratos con las generadoras, pero la gerencia de esta empresa no respondió a las preguntas.
Se pudo conocer que la consecuencia de la falta de pago por parte de Gena es que algunas generadoras térmicas no tienen dinero suficiente para comprar el combustible que necesitan para seguir generando, hasta que el invierno inicie en firme.

Entre las generadoras a las que Gena les adeuda fuertes sumas de dinero se encuentran Panam Generating ($1,5 millones), Pedregal Power ($3 millones) y Bahía Las Minas Corp. ($9 millones).
Capital le preguntó a Pedregal Power y Bahía Las Minas sobre esta deuda, pero al cierre de esta edición las empresas no hicieron comentarios.

Sin embargo, generadores que se han visto afectados en menor grado dijeron que la situación era muy difícil, ya que a diferencia de las hidroeléctricas, las generadoras térmicas prácticamente lo que venden en el mercado ocasional es para pagar combustible y otros costos, así que cualquier cosa que afecte sus flujos de efectivo las pone en serios aprietos, sobre todo a las más pequeñas.

Según la Asep, cada térmica tiene su propia manera de gestionar su flujo de caja y la programación de dichas compras, por lo que no podía generalizar respecto al impacto que tendrá en cada empresa la situación de Gena, la cual pretenden solucionar “lo antes posible”.

Hasta el momento, de los $20 millones que adeuda Gena a las empresas térmicas, únicamente ha podido abonar $2 millones y todavía no se ha definido una fecha para realizar un nuevo abono.

“Se trabaja en el desarrollo de mecanismos que permitan pagar la deuda que mantiene Gena con sus acreedores, y se espera que en el corto plazo se puedan hacer nuevos aportes que contribuyan a la disminución del monto adeudado, hasta cancelar el saldo pendiente”, dijo la Asep.

Existen varias posibilidades sobre qué hacer con esos contratos.

Primeramente, se pueden renegociar los contratos para ajustarlos al precio del combustible, igualmente se pudieran eliminar los contratos y llamar a una nueva licitación para asignar los megawatts contratados por Gena o dejarla sin contratos para que solo venda energía en el mercado ocasional.

Con respecto a este tema, la Asep señaló que los mismos son relaciones bilaterales entre las partes (vendedor y comprador) y, definitivamente, en toda relación contractual existen causales por las cuales se puede dar por finalizada la misma.

No obstante, por tratarse de un servicio público y ser el mismo regulado por la Asep, el interventor debe buscar, bajo los lineamientos planteados, alternativas de solución para evitar que se agrave la situación existente y no se vea perjudicado el cliente final del servicio público de electricidad.

Capital le envió un correo a la empresa Ensa (antigua Elektra Noreste) para conocer su posición sobre el contrato que mantiene con Gena y la posibilidad de que el mismo termine, pero la diligencia resultó infructuosa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 516 seguidores