Hidroelectricidad, ¡Sí!

ENERGIA

Hidroelectricidad, ¡Sí!

Cristóbal Silva
INGENIERO
Hace unos días nos enteramos de la propuesta de los grupos indígenas y otros, presentada al Presidente de la Asamblea en torno a la preparación de una nueva Ley de Minería. Entre los puntos que nos llamó la atención, tanto por ser un tema no incluido anteriormente en los reclamos presentados por estos grupos como por ser una propuesta absurda, la que se refiere a la cancelación de las concesiones hidroeléctricas vigentes, algunas ya en construcción, y a la prohibición para autorizar nuevos desarrollos de este tipo, no solamente dentro de las comarcas indígenas, sino en las áreas anexas o donde existan comunidades Gnäbe o Buglé. Esta propuesta es escalofriante para aquellos que conocemos el sector energético nacional, que hemos trabajado en la planificación de su expansión y que sabemos que la hidroelectricidad es una alternativa muy atractiva y viable en la mayoría de los países latinoamericanos. Si revisamos los planes de expansión de estos países, todos incluyen desarrollos hidroeléctricos.En los últimos años, Panamá ha mantenido una tasa de crecimiento económico que se ubica entre los primeros lugares de la región. El PIB crece entre 3.0 y 4.8% anual. Estos crecimientos van acompañados por incrementos en los requerimientos de energía eléctrica a tasas también importantes. En 2007 la demanda creció en un 8%; en 2009 en un 5.35%, y ahora esperamos un 4.15%. En el año 2000 se tenía una demanda nacional de 777 Mw. Para este año, bajo un escenario moderado, se espera que alcance los 1215 Mw, 438 Mw más (equivalente a dos Changuinolas). A este ritmo, para el 2014 necesitaríamos cerca de 135 Mw adicionales, llegando a una demanda de 1350 Mw.

La energía eléctrica adicional, la podemos obtener de diversas fuentes: con petróleo, con carbón, con el viento, con agua y hasta nuclear (países grandes). Como apoyo tenemos las interconexiones. No obstante, un análisis de la problemática, promueve la elaboración de una estrategia y un plan para la promoción y el efectivo desarrollo de centrales hidroeléctricas, como la opción más amistosa al medio-ambiente, la que ayuda a reducir nuestra dependencia del petróleo y permite lograr de forma efectiva el apoyo energético que requiere el desarrollo nacional. Para los que podemos aportar algún pensamiento positivo en cuanto a conjurar los peligros de caer un déficit energético, lo que detendría el anhelado crecimiento económico del país, solamente podemos concluir que para evitar un desastre de esta magnitud tenemos que echar manos a nuestros recursos hidroeléctricos, por suerte abundantes, y consignar como lema que “Hidroelectricidad, ¡Sí!

Publicado en el Panamá América el 21 de marzo de 2011

Acerca de energiapanama

Promovemos el conocimiento sobre políticas energéticas, buenas prácticas industriales y el uso responsable de nuestros recursos naturales para satisfacer las necesidades energéticas de un país en franco desarrollo, de forma sostenible.

Publicado el 2011/09/17 en alternativas energéticas, ambientalistas, desarrollo de proyectos, desarrollo participativo, electricidad, hidroeléctricas, opinión, recursos naturales y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: