La industria y la energía eléctrica en Panamá

Existe una preocupación en la industria panameña, pero no es una preocupación originada por el tamaño del mercado interno o la competencia a la producción.

La preocupación gira en torno a las alternativas que tenemos los industriales para mostrarnos competitivos debido a los altos costos de la energía eléctrica.

Es incongruente que un país como Panamá que está mirando alto en los temas de desarrollo y competitividad global, quede empantanado en una discusión primaria relacionada con el origen de la energía eléctrica que utilizamos para mover la industria e impulsar la economía en general.

Panamá carece de una estrategia de energía a largo plazo y lo podemos afirmar de manera muy sencilla; en el al año 2008, la Cámara de Comercio de Madrid publicó un estudio que concluía lo siguiente: Panamá atraviesa en estos momentos por una crisis energética. El consumo energético se ha ido incrementando a la par del crecimiento económico del país. Las perspectivas son que este consumo eléctrico siga incrementándose, como demuestran los recientes máximos históricos de consumo que se han registrado
en los últimos meses. Esto sucede mientras el parque de generación hídrica de embalse no aumenta y la térmica tiene cierto grado de obsolescencia aunado a sus altos costos de generación, haciendo peligrar el suministro de energía durante los meses de sequía.

La observación de la Cámara de Comercio de Madrid era muy atinada entonces y casi cinco años después la situación no ha variado mucho.
Si bien es cierto que desde el 2008 se crea la Secretaría Nacional de Energía y el 12 de Octubre del 2012 se promulgó la ley 69, que establece los lineamientos generales de la Política Nacional para el Uso Racional y Eficiente de la Energía (UREE) en el territorio nacional, no vemos interés de los actores en promover eficientemente el fin de la dependencia de generación térmica. Hoy día seguimos otorgando concesiones hidroeléctricas solo de pasada y no de embalse. Si queremos independencia total de la generación térmica debemos promover la creación de embalses hidroeléctricos, lo que nos permitirá tener agua en época de sequía a un costo competitivo y lo más importante librarnos de los vaivenes del precio del petróleo.

Las instituciones que velan por el suministro de energía están allí y las leyes también, pero no vemos la voluntad de cambio y lo podemos demostrar al acceder a: www.energia.gob.pa, que es el sitio web de la Secretaría Nacional de Energía, con su misión que dice: “conducir la política energética del país, dentro del marco constitucional vigente, para garantizar el suministro competitivo, suficiente, de alta calidad, económicamente viable y ambientalmente sustentable de los recursos energÈticos que requiere el desarrollo”. Ahora ingrese en la pestaña donde dice logros y vea los resultados de 5 años de gestión.
Se sorprenderá de encontrar sólo eventos, reuniones, foros y seminarios. En otras palabras no hay logros que mostrar, ni tampoco estadísticas que demuestren cómo esta Secretaría está garantizando un suministro competitivo y de alta calidad para todos los panameños.

En el 2008, cuando la Cámara de Comercio de Madrid hizo el estudio que citamos y cuando se creó la SecretarÌa de EnergÌa, consumÌamos 103 millones de bunker C en el paÌs, hoy consumimos 110 millones, siendo el bunker C el principal combustible de las generadoras térmicas. Podemos decir que mÀs allÀ de las leyes que han creado las instituciones que velan por la energÌa en PanamÀ, el efecto es imperceptible para la industria e incluso para el panameÐo comÙn.
Hemos otorgado concesiones hidroelÈctricas de pasada, estamos promoviendo foros y reuniones para tratar el tema, sin embargo, no estamos avanzando como paÌs y cada dÌa el futuro se presenta mÀs complicado para la industria y la NaciÒn, que ve como todos estamos perdiendo competitividad por el alto costo de la energÌa elÈctrica. SegÙn un anÀlisis de la Autoridad de los Servicios PÙblicos (ASEP), en el aÐo 2010, la generaciÒn de energÌa elÈctrica instalada en PanamÀ era de 49% hÌdrica y 51% tÈrmica. Sin embargo para 2012, la capacidad hÌdrica aumentÒ en cinco puntos porcentuales, o sea 56%. Esto significa 44% para la tÈrmica, la cual es mÀs cara hoy que en el 2010, en mÀs de un 36%, segÙn informaciÒn de la ASEP.

Vamos muy lentos en la estructuraciÒn de una polÌtica energÈtica eficiente y coherente sobre todo para los industriales, quienes generamos empleos y fabricamos por el amor de lo “Hecho en PanamÀ”. Hoy los industriales nos consideramos en el medio de la actual situaciÒn energÈtica, agobiados por el alto precio de la energÌa y sin alternativas de un plan de Gobierno que nos permita generar mÀs riqueza para PanamÀ.

Columna de OpiniÒn del Sindicato de Industriales de Panamá.

Acerca de energiapanama

Promovemos el conocimiento sobre políticas energéticas, buenas prácticas industriales y el uso responsable de nuestros recursos naturales para satisfacer las necesidades energéticas de un país en franco desarrollo, de forma sostenible.

Publicado el 2013/02/04 en alternativas energéticas, competitividad, demanda energética, desarrollo de proyectos, economía, electricidad, energía, hidroeléctricas, leyes y regulación, opinión y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: