Archivo del sitio

Estado extendería contrato millonario para energía

GENERACIÓN ELÉCTRICA

Estado extendería contrato millonario para energía

El contrato por un año y a un costo de $55.5 millones se venció en marzo, pero se aprobó una adenda por tres meses que se vence en junio.

 
CONSUMO. Generar un megavatio con los motores que opera Aggreko requiere en promedio 66 galones de diésel por hora o mil 584 galones por día. LA PRENSA/Ana Rentería
 

Wilfredo Jordán S.
wjordan@prensa.com

Los bajos niveles de los embalses de Fortuna y Bayano, y el aplazamiento de la entrada en operación de la hidroeléctrica de AES Changuinola hasta septiembre obligarían al Estado a extender por lo menos tres meses (hasta octubre) el contrato de alquiler de las plantas eléctricas de emergencia de Aggreko, para garantizar la demanda de energía de los usuarios.

El contrato original por un año y a un costo de $55.5 millones se venció en marzo, pero el Gabinete aprobó una adenda por tres meses más que se vence en junio y a un costo de $14 millones.

Con la prolongación del contrato, serían otros $14 millones que probablemente se tendrían que desembolsar.

Los motores móviles que funcionan con diésel están instalados en contenedores, y pueden generar hasta 100 megavatios de energía.

El 60% de esta planta está en Cerro Azul, Panamá, y el 40% restante en Charco Azul, Chiriquí. El diésel que reciben para funcionar se almacena en los tanques de depósito, ubicados en Cerro Azul y Charco Azul, a pocos metros de donde operan las plantas.

Si estos motores no se dejan en operación hasta que empiece a operar la hidroeléctrica de 223 megavatios de AES Changuinola, habrá déficit de energía, afirmó una fuente vinculada al Centro Nacional de Despacho, oficina que administra la distribución de energía a todo el país.

Además de AES Changuinola, este año deben entrar en operación otras seis hidroeléctricas con las cuales se cubriría la necesidad de energía, y ya no sería necesario alquilar los motores de Aggreko para el próximo año, aseguró la fuente.

Entre estas plantas está la hidroeléctrica de Bajo de Mina, que generará 58 megavatios y que construye la empresa Ideal Panamá, propiedad del millonario mexicano Carlos Slim.

También aparecen otras hidroeléctricas más pequeñas como Pedregalito 1, con 20 megavatios; y Pedregalito 2, con 14 megavatios.

Suez Energy, que también opera Bahía Las Minas, construye varias hidroeléctricas, entre ellas Gualaca, con capacidad para producir 25 megavatios, que ya debía estar generando pero en estos momentos está detenida porque no recibe agua debido al daño que tuvo el túnel de Estí y que está en reparación. Lorena, que generaría 35 megavatios, está a prueba, y Prudencia, que podrá generar 58 megavatios, estará lista en noviembre.

 

Anuncios

Inversiones garantizan energía

GENERACIÓN HIDROELÉCTRICA

Inversiones garantizan energía

La capacidad de los proyectos en construcción representan más de 600 megavatios adicionales o la mitad de la demanda actual de todo el país.

CONSTRUCCIÓN. La hidroeléctrica de Bajo de Mina, que utiliza las aguas del río Chiriquí Viejo, tendrá una capacidad para generar 56.8 megavatios. ESPECIAL PARA LA PRENSA
 

WILFREDO JORDÁN S.
EDITH CASTILLO DUARTE

economia@prensa.com

En medio de la emergencia energética que enfrenta el país, 17 proyectos hidroeléctricos se construyen en diferentes puntos del país con una inversión total de aproximadamente mil 600 millones de dólares.

La capacidad de estos proyectos representa más de 600 megavatios adicionales para el sistema, cantidad que equivale a la mitad de la demanda actual de los 800 mil usuarios de todo el país.

Para los analistas, cuando estas hidroeléctricas comiencen a operar, se irán sacando del sistema a las plantas térmicas más costosas.

Pero, solo cuatro de los 17 proyectos tienen fecha para iniciar operaciones en los primeros meses de 2010, los demás están para arrancar en 2011 y 2012.

En estos momentos, hay una alerta para el suministro de energía debido al efecto del fenómeno de El Niño y a que varias plantas térmicas no están disponibles porque están en mantenimiento o tienen alguna pieza dañada.

Mientras arrancan las nuevas hidroeléctricas, el Gobierno alquilará una planta térmica de 100 megavatios y promueve una campaña de ahorro energético para tratar de pasar los próximos tres meses.

Además de lo positivo, porque se incrementa la capacidad instalada, estas inversiones generan una gran cantidad de nuevas plazas de trabajo en cada una de las poblaciones donde se construyen.

Los proyectos demandan profesionales de electricidad, soldadura, albañiles, entre otros. Por ejemplo, en el proyecto Los Planetas I que construye la empresa Saltos de Francolí , casi toda la comunidad de Dolega y áreas vecinas han trabajado en la obra. La empresa tiene planeado capacitar a un grupo de pobladores para subcontratarlos y que se encarguen del mantenimiento de esta infraestructura.

Algunos de estos proyectos comenzarán operaciones en los próximos meses, después del período crítico que enfrenta el país por el fenómeno de El Niño.

La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep), encargada de regular el sector, tramita con celeridad todas las solicitudes nuevas de concesiones para plantas térmicas o licencias para eólicas o térmicas, afirmó el administrador de la entidad, Dennis Moreno.

Abril es el mes crítico

Las autoridades tratan de que las plantas térmicas que no están disponibles arranquen antes de abril para poder incorporarlas a la red.

La Asep realizó la semana pasada una inspección en las térmicas que no están operando. Moreno advirtió que “una empresa que tiene una licencia para prestar el servicio público de generación de energía y no lo realiza, pudiera perderla”.

El ministro de Economía, Alberto Vallarino, descartó que la demora en la entrada de nuevos proyectos obedezca a un problema de financiamiento, sino de disponibilidad y de tiempo de producción. “No es un tema de hágase la luz y la luz fue hecha; son muchos años, y en cierta medida es desafortunado que lo más rápido de instalar sean las generadoras térmicas que usan derivados de petróleo”.

Añadió que las hidráulicas tienen consideraciones ambientales que se han complicado con el diálogo que se debe tener con los pueblos indígenas.

El gerente del proyecto Los Planetas 1 y socio de la empresa Saltos del Francolí, Román Ricord, indicó que les tomó cerca de tres años y medio cumplir con todos los requisitos tanto técnicos como ambientales para iniciar la construcción de esta hidroeléctrica, que podría operar a finales de febrero o principios de marzo.

En plena ejecución del proyecto, estalló la crisis financiera internacional, lo que les supuso ciertas dificultades para financiar la inversión de $15 millones.

“Ha sido todo un proceso de aprendizaje para la empresa y para el gobierno. Cuando iniciamos había muchos grises, pero eso se ha ido superando y ya las reglas están mejor definidas”, resaltó Ricord.

Sin embargo, abogó porque se le preste atención a la burocracia o “tramitología” que es lo que más tiempo consume en todo el desarrollo de proyectos. “Es larga la espera en la etapa de preguntas y respuestas para poder cumplir con los requisitos y hacer todo según lo que indica la ley.

Ese aspecto se debe mejorar”, puntualizó.

Más de $2 mil millones en proyectos de energía

 

Publicado el 22 de abril de 2009 - La Prensa

Publicado el 22 de abril de 2009 - La Prensa

ASEP defiende proyectos

Ya era hora que la ASEP, como entidad encargada de regular nuestros servicios públicos se manifestara.

El año pasado vivimos la sozobra de posibles cortes programados, lo que pudiera prevenirse si el país contara con mayores fuentes de generación eléctrica.

La ASEP advierte que no permitirà sabotajes a proyectos eléctricos

 

Por Luis Chamorro

HORA CERO.- La seguridad energética del país es primero. Bajo esta premisa, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) advirtió que no permitirá que nadie detenga el desarrollo del sistema hidroeléctrico, tal como ocurrió con la empresa Complejo Hidroléctrico Progreso, S.A. que retrasó por más de cuatro años el proyecto Baitún en la provincia de Chiriquí.

En septiembre de 2002, el Complejo Hidroeléctrico Progreso, S.A. fue autorizado para proceder a solicitar y obtener -en un plazo de 12 meses- la aprobación de la ANAM del Estudio de Impacto Ambiental, al igual que la suscripción de un contrato de concesión para la generación hidroeléctrica relativa al proyecto Baitún, pero no cumplió.

La ASEP destacó que, debido a que esta compañía no había cumplido en las tres prórrogas solicitadas por ellos mismos, el 26 de octubre de 2007 se le negó la extensión de una cuarta prórroga, de esta forma liberando el proyecto para que pueda ser explorado por otros interesados.

Luego de conocerse que más de una empresa mostró su interés en desarrollar este proyecto hidroeléctrico, la ASEP celebró un acto público, que fue anunciado en medios de la localidad, dónde un total de ocho compañías participaron, en la cual salió vencedora la compañía CICSA Panamá, S.A. mediante una oferta combinada para los proyectos hidroeléctricos Baitún y Bajo de Mina, ambos actualmente en construcción.

La ASEP se mantendrá firme en un objetivo de proteger los intereses del país, ordenando el mercado eléctrico para lograr que se construyan más proyectos hidroeléctricos que coadyuven a aumentar la cobertura de la demanda y disminuir la dependencia del petróleo.

 

Vigilan hidroeléctricas en Chiriquí

Como región fértil y rica en ríos caudalosos, la provincia de Chiriquí cuenta con un gran potencial de generación energética vía hidroeléctricas y posiblemente geotérmica también (esta segunda aun no me he sentado a investigar, pero supongo que es una gran posibilidad debido a su cercanía con Costa Rica, país que cuenta a la energía geotérmicas entre sus fuentes de generación), por lo que se han proliferado los proyectos hidroeléctricos en esta provincia.

Quiero felicitar a la Asociación de Ambientalistas de Chiriquí por su preocupación por el desarrollo de los dos proyectos hidroeléctricos mencionados en este artículo, Bajo de Mina y Baitún, ubicados en Renacimiento.

El hecho de que tengamos organizaciones preocupadas por el manejo de estos proyectos es una de las formas en las que, como ciudadanos, podemos ejercer presión para que las empresas desarrolladoras protejan nuestro recurso hídrico y energético y garantizar la sostenibilidad de estos proyectos.

Recordemos que no es cuestión de oponernos por el simple propósito de oponerse, sino mantener un balance en cuanto a la protección de nuestros ecosistemas y el procurar un desarrollo que beneficie a todos.

 

RENACIMIENTOS.pIDEN PROTEGER ESPECIES.

Vigilan hidroeléctricas en Chiriquí

 

En la provincia de Chiriquí, hay en proceso de construcción más de cinco hidroeléctricas.Los ambientalistas se comprometieron a demandar en caso de que se afecte al medio ambiente.

 

Sandra Alicia Rivera
BAJO LA MINA, Chiriquí.

Como medida preventiva para evitar la destrucción del medio ambiente y evitar efectos secundarios, los ambientalistas de Chiriquí iniciaron la inspección en las construcciones de las hidroeléctricas que están ubicadas en en esa área.

Los ambientalistas señalan que en muchas ocasiones, no pueden parar este tipo de obras, porque cuando llegan al lugar la obra está avanzada.

Demetrio Miranda, profesor y vocero de la Asociación de Ambientalistas de Chiriquí, dijo que la idea de visitar las construcciones es para al menos, disminuir el impacto y la destrucción que se le cause al medio ambiente y evitar la tala de muchos árboles importantes en una zona donde se construyen las hidroeléctricas.

Comentó que el pasado jueves se realizó una inspección al proyecto hidroeléctrico Bajo de Mina y Baitú, que se desarrolla en el distrito de Renacimiento, en donde se va a tomar agua del río Chiriquí para producir energía, además tiene un costo de 450 millones de dólares, para culminar en 2010 y 2011, respectivamente.

Dijo que esta obra ha sido criticada por algunos pobladores, quienes indicaban que se ha talado, además de que se ha destruido muchos cerros que se encontraban en su comunidad.

El ambientalista señaló que notaron que en el proyecto se está tratando de conservar los bosques de galería, que son los que van a permitir mejorar el caudal del río, además están reforestando áreas que habían sido taladas para potrero.

“Estamos evaluando el proyecto, para luego proceder a dar recomendaciones, porque es lo único que nos queda, debido a que ya comenzó la construcción de la obra, es lo único que se puede hacer”.

“Lo importante es que se cuide al máximo el ecosistema acuático y ecológico, además están laborando en áreas que ya habían sido alteradas, pero no se quiere que se dañen más”, afirmó.

Expresó que “no se puede antagonizar siempre, porque en esta pelea no va a ganar nadie, pero sí pierde el ecosistema, y ésto al final afecta directamente al hombre”.

“Vamos a estar laborando de cerca con este proyecto, que ya está aprobado, y la primera recomendación que vamos a dar es que se reforeste, que se mantengan las especies acuáticas en buen estado, conservación del agua del río para que permita el buen estado de las especies y otras”, afirmó.

Los proyectos que se construyen en Renacimiento, son de propiedad del empresario mexicano Carlos Slim. El primer proyecto hidroeléctrico Bajo de Mina, está ubicado sobre el río Chiriquí Viejo, cerca de la frontera con Costa Rica, y el mismo consiste en la construcción, operación y comercialización de energía de una central con dos unidades generadoras de 27 megavatios cada una y obras complementarias.

El segundo proyecto, Baitún, ubicado sobre el mismo río y también en Chiriquí, consiste en la construcción, operación y comercialización de energía de una central equipada con dos unidades francis de 35 megavatios, para una capacidad instalada de 70 megavatios, éste último aún se encuentra en estudio.

Para la provincia de Chiriquí se tienen en construcción más de cinco hidroeléctricas, que van a ser inspeccionadas por los ambientalistas y serán demandadas en caso de que se afecte al medio ambiente, dijo Demetrio Miranda, vocero de la asociación.